BUENOS AIRES, 7 de Julio de 2010

 

RESOLUCION Nº 16.354

 

VISTO el Expediente Nº 814/07 rotulado “DACSA s/ Análisis evolución del precio de cotización”; lo dictaminado a fs. 1979/1997 por la Subgerencia de Sumarios, y conformidad prestada por la Gerencia General a fs. 1998; y

 

RESULTANDO:

1.- Iniciación del sumario.

Que por Resolución Nº 16.078 del 26/02/09 (fs. 1845/1862) esta COMISIÓN NACIONAL DE VALORES (CNV) ordenó instruir sumario a DESARROLLO DE ACUERDOS COMERCIALES S.A. (DACSA), y a sus directores titulares al momento de los hechos investigados, Sres. Jorge Alberto BARREIRO, Jorge Alberto SONZOGNI y Pablo CERSÓSIMO, por posible infracción a los artículos 34 y 5º, inciso a) del Decreto Nº 677/01 y a los artículos 28, incisos a.1); b.1); b.2); c.1); c.1.2); c.2.); c.2.2), 2º y 3º, inciso 30) del Capítulo XXI “TRANSPARENCIA EN EL ÁMBITO DE LA OFERTA PÚBLICA” de las NORMAS (N.T. 2001 y mod.); y a su síndico titular al momento de los hechos examinados, Sr. Ricardo Miguel PLATAS, por posible infracción al artículo 294, inciso 9) de la Ley Nº 19.550.

2. Alcance de las normas contempladas.

Que el citado artículo 34 del Dto. N° 677/01 impone a intervinientes en el mercado de valores negociables “abstenerse de realizar, por sí o por interpósita persona, en ofertas iniciales o mercados secundarios, prácticas o conductas que pretendan la manipulación de precios o volúmenes de los valores negociables, (…) alterando el normal desenvolvimiento de la oferta y la demanda”; habiendo la doctrina interpretado por “manipulación de mercado” a todo acto por el cual “se interfiera o influya en la libre interacción entre la oferta y la demanda, haciendo variar artificialmente el volumen o el precio de títulos valores, con la finalidad de obtener un beneficio propio o de tercero” (BIANCHI, Roberto “Régimen de la Transparencia en la Oferta Pública”. 1973. Zavalía, pag. 79).

Que el artículo 5° inc. a) del Dto. N° 677/01 exige informar en forma veraz, suficiente y oportuna, todo hecho de importancia con aptitud para afectar en forma sustancial la colocación de valores negociables o el curso de su negociación; principio que reafirma el artículo 2° del Capítulo XXI de las NORMAS (NT 2001 y mod.) y ejemplifica el artículo 3° siguiente en las “decisiones adoptadas que establezcan o modifiquen planes, sistemas o modalidades de recompensas y reconocimientos que estructuran la remuneración total de los integrantes del órgano de administración” (inc. 30).

Que por el artículo 28 del Capítulo XXI de las NORMAS (NT 2001 y mod.) las emisoras (a.1)) deben abstenerse de prácticas o conductas que pretendan o permitan la manipulación de precios o volúmenes de los valores negociables (b.1)), y de todas aquéllas susceptibles de defraudar a participantes en los mercados de estos valores (b.2)); incluidas las que afectan la formación de precios, la liquidez o el volumen negociado (c.1)), aparentan ofertas, demandas o un mercado activo (c.1.2.)), o bien inducen a error a los inversores (c.2)), o a los obligados a prestar información esencial (c.2.2.)).

Que finalmente el artículo 294 de la Ley N° 19.550 enumera las atribuciones y deberes del síndico, entre los que se encuentra el de vigilar que los órganos sociales den debido cumplimiento a la ley, estatuto, reglamento o decisiones asamblearias (inc. 9°).

3.  Los cargos.

Que el 16/11/06 DACSA – empresa comercializadora de artículos de calzado e indumentaria deportiva - ingresó al régimen de cotización de acciones para PyMEs de la BOLSA DE COMERCIO DE BUENOS AIRES (BCBA).

Que en el período de suscripción colocó acciones ordinarias por VN 3.122.459 a $ 1.63 - VN 0,10 por acción -; para ello PUENTE Hnos. Sociedad de Bolsa S.A. (PH SBSA) se desempeñó como organizador y agente colocador de los valores negociables de DACSA, y como hacedor del mercado desde el 01/02/07 hasta el 22/05/07 (fs. 13, 14 y 663).

Que el 30/11/06 la acción de DACSA cotizó por primera vez, siendo el precio de cierre de $ 16,40; en tanto el 23/05/07, al suspenderse su cotización por la BCBA (fs. 3) ese precio fue de $ 7,60 por acción, es decir que, en poco más de seis meses experimentó una baja del -53,66%.

Que la apertura del sumario se sustentó primordialmente en las siguientes cuestiones (fs. 1845/1862):

(A) la Subgerencia de Monitoreo de Mercados (SMM) de esta CNV investigó la negociación de la especie entre el 05/01/07 y el 23/05/07, comprobó que se trataba de una especie de baja liquidez, y que:

(i) el precio de la acción se sostenía por medio de un grupo de compradores vinculados a DACSA, cuando el resto de los inversores ya había comenzado a desprenderse de su posesión;

(ii) a partir del día 09/05/07 la especie entró en una abrupta curva descendente cerrando la jornada con una cotización de $13,05 y finalmente, el día 23/05/07, su precio de cierre cayó a los $7,60 –mínimo del período-, lo cual indicó que en este último período la baja fue de -41,76% (fs. 1771).

(B) los principales operadores de la especie (fs. 1503/1505) fueron:

(i) como intermediarios PH SBSA, LASA SBSA y AMIRANTE GALITIS SOCIEDAD DE BOLSA S.A. (A-G SBSA), con una participación del 70,04 %, 18,59 % y 10,49% respectivamente, representando la sumatoria de los dos primeros una concentración de las ventas durante el lapso de la muestra del 88,63%;

(ii) como comitentes de éstos, los Sres. Pablo CersÓsimo, Tomás de Achával; Gustavo Ipoutcha; Federico Lang; Mariano Portada; Matías Segura; Gustavo Spido; Agustín Casal; Horacio Pereyra y Diego Tahmazian con reiterada y activa participación en la punta compradora de la especie (cercana al 50%);

(iii) algunos eran empleados de DACSA o le prestaban servicios, y declararon ante esta CNV que la emisora ofreció adquirirles acciones de la sociedad en reconocimiento de un “premio” o “bono” por su trabajo; pese a que no era habitual que la emisora otorgara incentivos a sus empleados, y su prospecto no contemplaba una política de gratificaciones;

(iv) parte de esos comitentes manifestaron no haber tenido la iniciativa de comprar acciones de DACSA, sino que aceptaron la propuesta de su presidente.

(v) el Sr. Tahmazian expresó haber recibido acciones de DACSA como “pago en especie”, con motivo de lo adeudado por trabajos de remodelación de sus locales; y la sociedad misma implementó el pago para la adquisición de estas acciones (fs. 1668).

(vi) la emisión de cheques para compras de acciones a favor de empleados alcanzó a PESOS DOSCIENTOS VEINTISEIS MIL CUATRO ($ 226.004) y el total a tales fines ascendió por lo menos a PESOS DOSCIENTOS OCHENTA Y CINCO MIL CIENTO DIECIOCHO ($ 285.118).

(C) DACSA no comunicó a esta CNV - como hecho relevante -que realizaba compras de acciones para personas relacionadas;

(D) otros análisis de la especie indicaron que:

(i) contempladas CINCUENTA Y OCHO (58) ruedas, en TREINTA Y OCHO (38) se observó que al menos uno de los nombrados comitentes participó como comprador, y en DIECINUEVE (19) éstos representaron el CIEN POR CIENTO (100%) del valor nominal total negociado en la jornada;

(ii) del total negociado en el 2007, casi el CUARENTA Y OCHO POR CIENTO (48%) correspondió a compras realizadas por personas relacionadas con la sociedad (fs. 1784/1815), y tendían a la suba del precio; en cambio cuando lo hizo el hacedor del mercado (en el 34% de las compras) por lo general el precio tendió a la baja (fs. 1816);

(iii) si los relacionados a DACSA no hubieran comprado con la regularidad, oportunidad y a los precios que lo hicieron, el precio de la acción hubiera caído rápidamente (fs. 1818);

(iv) la actividad compradora de estas personas se detuvo unos días antes que DACSA informara a la BCBA sobre sus dificultades financieras; precisamente, a partir del 09/05/07 dejó de intervenir el grupo de comitentes -o al menos uno de ellos-, experimentando una baja de 41,76% entre los días 09/05/07 y 23/05/07 (Cuadro II y Gráfico de fs. 1771).

(E) la negociación diaria de acciones de la muestra y en particular, las compras del grupo de comitentes que concentró la demanda de acciones de DACSA, exhibían un patrón de conducta tendiente a incrementar o sostener el precio de la especie; que en particular las compras de empleados, directores y gerentes de la emisora tuvieron lugar cuando el resto de los inversores habían comenzado a deshacer sus posiciones en la especie y no aparecían otros compradores (fs. 1817/1818).

(F) en definitiva, atendiendo al volumen de negociación que registraba la especie, el hecho encuadraba dentro de los que podían afectar el curso de negociación de las acciones; el que sumado al otorgamiento de supuestas gratificaciones - incluso a personas distintas de la emisora – permitía presumir que la modalidad operativa se encontraba orientada a manipular el precio y el volumen de la especie, con afectación de la transparencia y la realidad de la actividad desarrollada en el mercado de capitales.

(G) en tanto los síndicos tenían el deber de vigilar el debido cumplimiento de la ley, estatuto, reglamento y decisiones asamblearias por parte de los órganos sociales.

2.- Sustanciación del sumario

Que habiéndose notificado la formulación de cargos a DACSA el 07/03/09 (fs.1867/1869) está presentó su descargo extemporáneamente; en cambio los Sres. BARREIRO, SONZOGNI, CERSÓSIMO y PLATAS lo hicieron en tiempo oportuno, según lo dispuesto a fs. 1920/1921.

Que el 22/04/09 tuvo lugar la audiencia preliminar ordenada en el artículo 3° de la Resolución N° 16.078, y en tal ocasión los sumariados dieron más explicaciones sobre las cuestiones motivo del sumario (fs. 1927/1929).

Que el 05/05/09 se abrieron a prueba las actuaciones y se produjeron diversas medidas: (i) la documental de fs. 1890/1894 y 1896/1901, (ii) la informativa de fs. 1944/1947, y (iii) una medida para mejor proveer a cargo de la Subgerencia de Emisoras (fs. 1950/1952 y 1954); y una vez clausurada la etapa probatoria (fs. 1958/1959) los sumariados presentaron respectivos memoriales de lo actuado (fs. 1966, 1967/1970 y 1971/1974).

3.- Los descargos

Que los Sres. BARREIRO y SONZOGNI (fs. 1915/1916) alegaron que eran pioneros en el panel PyMES y que carecían de experiencia, y que por ende se vieron “desprevenidos en cuanto al conocimiento de las operaciones no permitidas o de consecuencias desconocidas por nosotros”; y que el “fondo PyME (prometido públicamente)”, que hubiera dado liquidez a los papeles de DACSA, no se implementó.

Que en ello alegaron ausencia de intencionalidad de daño y que no habría evidencias para sostener que jugaron “a la baja para perjudicar a los inversores del mercado”, y agregaron que debía contemplarse la “desastrosa situación personal” que atravesaban.

Que el Sr. CERSÓSIMO sostuvo en su descargo (fs. 1907/1914) que DACSA ingresó a la BCBA en Noviembre de 2005 y tuvo un notable y sostenido crecimiento gracias al esfuerzo de quienes la conformaban; y en Enero de 2007 el presidente de DACSA propuso en reconocimiento a ese esfuerzo “un esquema de premios para los empleados y en particular para los gerentes de planeamiento y de administración y finanzas”, que consistió en otorgar el equivalente “al 1% de las ventas anuales de la empresa a pagar en acciones, o el 0,5% calculado sobre la misma base, en efectivo”.

Que según sus dichos, la oferta de un premio había sido consultada por el presidente de DACSA a los directivos del Departamento PyMES de la BCBA, y que era práctica común de las empresas multinacionales entregar un porcentaje de sus sueldos en acciones de “disponibilidad en el mercado, aportando a la liquidez del mismo”; que estas prácticas tuvieron como único propósito “incentivar al personal jerárquico a participar en el capital, a la vez que gratificarle el esfuerzo realizado”.

Que este sumariado optó por recibir el premio en acciones de DACSA, y reconoció haberlas adquirido en los meses de Enero a Mayo de 2007.

Que en nota a la BCBA (fs. 1673/1674) DACSA informó que estas gratificaciones se otorgaron “por única vez” a los empleados.

Que finalmente descartó que hubiese una maniobra destinada a manipular el mercado, y que la compra de acciones a los fines expresados “obedeció a una mayor disponibilidad de dinero de los directivos de DACSA”; agregando que las acciones fueron pagadas con cheques de DACSA, lo cual – por lo manifiesto a criterio del sumariado – descarta toda intencionalidad de fraude, y que en todo caso no se ocasionó perjuicio a los inversores.

Que el síndico PLATAS (fs. 1903/1906) planteó en primer lugar la nulidad “de todo lo actuado” por esta CNV, por haberse admitido que la actuación de la sindicatura en DACSA fuese unipersonal y no colegiada en violación a la ley N° 19.550; que los hechos motivo del cargo no surgirían de Actas de directorio o asamblea, o de la contabilidad registrada, y en particular, que no constaba en la documentación de DACSA la implementación de gratificaciones.

Que fue la sindicatura la que advirtió a los Organismos de control sobre la falta de documentación respaldatoria y/o destino de fondos y/o valores respecto de los períodos cerrados al 31/05/07 y 30/11/07.

 

CONSIDERANDO:

4.- Examen de los cargos y descargos.

4.1. Que de los antecedentes obrantes en el expediente y pruebas producidas resultan acreditados los siguientes hechos:

(i)              en Enero de 2007 el Presidente DACSA ofreció a personas vinculadas a la sociedad una “gratificación” atribuida a supuesto reconocimiento de esfuerzos por el crecimiento de la empresa (fs. 1667, 1909, 1927);

(ii)             no era habitual que la sociedad entregase premios de esta naturaleza (fs. 1674) ni similares; sin embargo los sumariados no aportaron instrumento escrito de la formulación de tal propuesta ni de la intencionalidad atribuida, y la misma “no se trató en directorio ni se dejó constancia en actas” (fs. 1928);

(iii)           según declaró el Presidente de DACSA el ofrecimiento propendía a la compra de acciones propias por valor del doble de lo ofrecido en dinero efectivo (fs. 1656, 1662, 1667), “para que los empleados pudieran comprar acciones de la empresa y todos prefirieron acceder a las acciones de la empresa” (fs. 1928) – si bien se incluyó en éste a un proveedor  (fs. 1661)-;

(iv)           las operaciones de compra se concertaron entre Enero y Abril de 2007 y fueron realizadas por agentes designados por DACSA (fs. 1665, 1661, 1781).

(v)            La oportunidad y condiciones de compra de las acciones era irrelevante para los comitentes - se pidió “autorización” a algunos empleados para la compra a su nombre (fs. 1662) - dado que el pago de esas compras las realizaba DACSA (fs. 1656, 1662), en su mayoría con cheques propios (fs. 1928 in fine);

(vi)           los pagos de tales compras no se asentaron en la contabilidad de la sociedad (fs. 1954 y 1966 vta.) y alcanzaron la suma de $ 285.118 entre cheques y efectivo – monto no cuestionado por los sumariados (fs. 1856)-;

(vii)         al momento de concretarse esas compras debía apreciarse la crisis financiera de la emisora – formalmente anunciada en mayo de 2007 (fs. 2) - , que derivó en su concurso de acreedores; en aquella época DACSA financiaba sus operaciones mediante libramiento de cheques cuyos pagos eran rechazados – los que alcanzaron a $ 4.549.604,42 - (fs. 1362/1367).

4.2. Interpretación y alcances de la normativa.

Que para la doctrina “manipulación del mercado” es “todo acto realizado por una o varias personas, a través del cual se interfiera o influya en la libre interacción entre la oferta y la demanda, haciendo variar artificialmente el volumen o el precio de títulos valores, con la finalidad de obtener un beneficio propio o de terceros” (Bianchi, Roberto, Régimen de la Transparencia en la Oferta Pública, 1973, Zavalía, pag. 79).

Que este proceder tiene causa inmediata en el propósito de crear una apariencia falsa o errónea de transacciones frecuentes o de elevar o deprimir el precio del valor negociable, lo que incide en la operatoria de terceras personas (Black’s Law Dictionary, 1990, pág. 963 - ).

Que el art. 28 inc. b.1) y c.1) del Cap. XXI de las NORMAS (NT 2001 y mod.) atribuye carácter de manipulación a las transacciones efectuadas “con el propósito de crear la apariencia falsa de existencia de oferta y demanda o de un mercado activo”, aún cuando se produzca efectivamente la transferencia de los valores negociables.

Que la Corte Suprema de Justicia de los Estados Unidos estableció que "es posible realizar una manipulación sin recurrir a ventas ficticias, órdenes combinadas u otros artificios. La compra real con el fin de crear actividad, evitar caídas de precios o elevar precios [opera] a efectos de distorsionar la naturaleza del mercado como reflejo del criterio combinado de los compradores y vendedores y convertirlo en una actividad dirigida". In re Halsey, Stuart & Co., 30 SEC 106, 112 (1949).

Que la “afectación artificial del precio” es la consecuencia inmediata y demostrativa de una voluntad defraudatoria respecto del Mercado (ver Res. N° 13.162 y N° 15.368 de la CNV).

Que la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Comercial – Sala D – sostuvo que “toda manipulación de Mercado responde a un propósito que necesariamente se adopta y perfecciona con anterioridad o durante el curso de la operatoria de que se trate, con la finalidad de influir en el desarrollo de esa operatoria para obtener irregularmente un resultado más favorable al manipulador” (in re “COMISION NACIONAL DE VALORES C/SEVEL” del 03/03/05).

4.3.    Análisis de los argumentos defensivos.

Que la invocada “gratificación” – una liberalidad – no era propia de la actividad de DACSA según estatutos, ni tuvo un tratamiento societario que la admitiera, habiéndose prescindido de toda autorización por los órganos societarios competentes; particularmente uno de sus beneficiarios, el Sr. CERSOSIMO, era Director y Gerente de Administración y Finanzas (fs. 1851), y no debió desconocer obligaciones legales.

Que al premio inconsulto, se suma la inconsistencia de la propuesta – entrega de dinero o el doble en acciones -; que por lo absurdo de la “alternativa” implicaba una propuesta única dirigida a la adquisición de acciones de la emisora.

Que tampoco tiene justificación la adquisición de acciones para saldar deudas con terceros, en lugar de utilizar el mismo valor para cancelar dichas deudas en forma directa (fs. 1781); debiéndose destacar el caso del Sr. Tahmazián que – como surge de su declaración de fs. 1661 (en especial respuestas 1 y 7) - nunca trabajó en relación de dependencia en DACSA ni su tenencia de acciones reconoció como origen una política de gratificaciones, lo cual genera dudas respecto del alegado propósito de incentivar al personal jerárquico aducido para justificar estas conductas.

Que la costumbre – invocada por los sumariados - de otorgarse beneficios similares por otras empresas, no se presume y debió acreditarse, como también la similitud de circunstancias en lo que fuese costumbre.

Que estas circunstancias ponen en duda el argumento de una “invitación” a empleados a recibir un beneficio; y por el contrario robustecen la idea de disimular un propósito oculto, una “incitación” a utilizarlos como compradores de acciones de la emisora en el mercado.-

4.4. Que además, la estructura defensiva sobre la licitud del negocio cede por falta de documentación respaldatoria y de toda constancia en libros (fs. 1954), situación admitida por BARREIRO al presentar su memorial (fs. 1966 vta.).

Que la normativa impone llevar en forma actualizada libros contables y societarios (arts. 43, 44 y 45 Cod. Com. y art. 61 LSC), y su incumplimiento constituye de por sí una infracción al régimen de oferta pública, en tanto pone en riesgo la transparencia, veracidad y exactitud de los actos informados.

Que según jurisprudencia, si bien son los asientos en libros de comercio los que tienen valor probatorio y no la ausencia de éstos, llegado el caso puede alegarse la inexistencia de una operación, sirviendo la ausencia de asientos como señal de su falta de validez (CNCom. Sala B, ED., t. 100, pág. 195).

Que la trasgresión a la normativa aludida, además de estar prohibida, trae consecuencias en el valor probatorio de las defensas alegadas.

Que por otra parte, la existencia de comprobantes – en el caso la libranza de medios de pago - no libera al comerciante de la obligación de efectuar adecuadamente sus registraciones contables (CNCom. Sala A., LL. 151 pag. 146).

Que en definitiva la ausencia de todo asiento contable o en libros societarios quita validez a la argumentación de la defensa sobre supuestas gratificaciones a empleados y terceros; y robustece la presunción de ilegitimidad de la operatoria que diera sustenta a la formulación de cargos. 

4.5. Que por otra parte los descargos no controvirtieron la incidencia de la maniobra en el precio y volúmenes operados durante el período del 05/01/07 al 23/05/07 (fs. 1790), en donde los comitentes involucrados gravitaron en un 51,64% del total negociado, cesando luego abruptamente; como tampoco negaron las compras en TREINTA Y OCHO (38) ruedas de dicho período.

Que dicha participación – de por sí irregular y carente de explicaciones valederas – produjo un efecto ostensible de mantener el precio de la acción, en tanto el mercado de la especie tendía a la baja; y esto no pudo pasar desapercibido para los sumariados en vista de las operaciones que paralelamente realizaba el “hacedor del mercado” (fs. 1795/1808).

Que ello evidencia una voluntad dirigida a forzar situaciones en alteración del “normal desenvolvimiento de la oferta y la demanda” (art. 34, Dto. N° 677/01); y tal conducta constituye de por sí una manipulación de mercado sin necesidad de tantear intenciones mediatas, en un debate que diluya el cumplimiento de una norma sustancial a la Transparencia de la Oferta Pública.

Que el análisis de las pruebas sobre las causas determinantes de la intención de engañar, manipular o falsear dentro de este régimen administrativo, no puede ser tan estricto, que obstruya el propósito de la norma; basta en el caso verificar la existencia de una voluntad cierta de desarticular la evolución normal de precios o volumen del mercado, circunstancia que se encuentra suficientemente acreditada en el presente.

4.6. Que tampoco se ha justificado la omisión de informar a esta CNV las compras de acciones que realizaba la emisora a integrantes de su órgano de administración y empleados; pese a que tales operaciones constituían hechos de relevancia calificada por la propia normativa y – no mediando prueba en contrario – de información obligatoria.

Que por ende la omisión incurrida confirma el cargo por infracción a los artículos  5° inc. a) del Dto. N° 677/01, 2°, 3° inciso 30) y 28 inciso c.2.2) del Capítulo XXI de las NORMAS (NT 2001 y mod.).

4.7. Que la falta de experiencia en las cuestiones reprochadas no es excusa válida para una emisora que recurre al ahorro público, que debe verificar la evolución de la especie y, con mayor motivo, la incidencia que tienen sus compras en el mercado; su admisión al régimen de oferta pública – aún tratándose de una PyME – presupone que se han asumido las exigencias que requiere la normativa.

Que además, el grado de especialización exigible a empresas que hacen oferta pública de sus valores negociables, les impone extremar recaudos para ajustarse a las pautas que marcan la ley y sus reglamentos, “... no sólo la obligación de contar con registros contables claros y transparentes, sino de prestar al ente de control la colaboración necesaria para despejar cualquier duda que pueda surgir de dichos registros y, más aún, para justificar cualquier operación que, a criterio de aquél, presente aspectos equívocos ...” (dictamen del Fiscal de Cámara, Dr. Calle Guevara en “Expte. Nº 69.386 - Comisión Nacional de Valores c/Nougués S.A. s/asamblea 29-11-96”).

4.8. Que por último, la falta de causación de perjuicios – no demostrada – tampoco es causal de excusación de responsabilidad, por cuanto el quebrantamiento formal de la normativa basta para que la conducta sea sancionable.

Que a tal respecto, esta CNV determinó que la constatación de incumplimientos de obligaciones de informar (inciso a) del artículo 5°, Anexo aprobado por Decreto N° 677/01), constituye una infracción de peligro abstracto, se consuma por la propia violación a la norma y no requiere un efecto negativo sobre la cotización (CNCom., Sala “A”, in re “Establecimiento Modelo Terrabusi s/ transferencia del paquete accionario a Nabisco”, 5/12/97, con fundamentos del Fiscal de Cámara).

4.9. En relación al descargo del Síndico.

Que en lo referente a la nulidad planteada sobre “todo lo actuado” antes de la apertura del sumario, se advierte que los vicios alegados se refieren a la función ejercida por el sumariado; en tanto la Resolución N° 16.078 denota causalidad, motivación y fundamentación suficientes, y cumple los recaudos del art. 7° de la Ley N° 19.549.

Que por otra parte, el síndico aceptó que el órgano de fiscalización de DACSA se integrase en forma unipersonal, sin considerarlo entonces insuficiente o irregular a los fines de la función que debía cumplir dentro del régimen de oferta pública; por todo lo cual corresponde el rechazo de tal planteo.

Que respecto al fondo de su defensa – que ejerció plenamente con amplitud de argumentos y pruebas – cabe admitir la ausencia en este sumario de elementos probatorios demostrativos que el síndico conoció o debió conocer – por sus obligaciones de fiscalización – la operatoria desplegada por el presidente de DACSA; sin asientos en libros societarios o contables o bien en documentación sujeta a revisión periódica.

Que en consecuencia, cabe reconocerle a éste el beneficio de la duda y procede absolverlo de la imputación sustentada en el art. 294 inc. 9° de la Ley N° 19.550;  en tanto ello a su vez descarta responsabilidad individual para extenderle la sanción aplicable a DACSA (art. 10 de la Ley N° 17.811 – según art. 39, Anexo Dto. N° 677/01 - ). 

5.  Que en orden a lo dispuesto por el artículo 10 de la Ley N° 17.811 (modificado por art. 39 del Anexo al Dto. N° 677/01), al momento de ponderar la sanción cabe contemplar: (i) que en el Registro de antecedentes sancionatorios de los últimos seis años consta que por Resolución N° 15.988 del 02/10/08 se impuso a DACSA una multa de PESOS DOSCIENTOS MIL ($ 200.000), la cual se encuentra recurrida ante la Justicia y debía hacerse efectiva en la persona de los Sres. BARREIRO, SONZOGNI, CERSÓSIMO y PLATAS; (ii) que toda anomalía en el desenvolvimiento del segmento de cotización de acciones para PyMES - al cual pertenece DACSA – puede suscitar desconfianza en los inversores sobre este tipo de instrumentos y serios perjuicios a todo el sector.

Que la multa que se impone deberá ser efectivizada en la persona de los directores titulares en forma solidaria, siendo ajeno a este procedimiento la forma de su distribución entre los mismos (cfr. CNCom., Sala B, 5-10-70, "E. FLAIBAN S.A.").

Que la presente se dicta en ejercicio de las atribuciones conferidas por los artículos 10 y 12 de la Ley N° 17.811 (texto según art. 39, Anexo Dto. Nº 677/01).

 

Por ello,

LA COMISION NACIONAL DE VALORES

RESUELVE:

ARTÍCULO 1º.- Aplicar a DESARROLLO DE ACUERDOS COMERCIALES S.A. y solidariamente a sus directores titulares, Sres. Jorge Alberto BARREIRO, Jorge Alberto SONZOGNI y Pablo CERSÓSIMO, la sanción de MULTA prevista en el artículo 10 de la Ley N° 17.811 (según art. 39, Anexo al Dto. N° 677/01), que se fija en la suma de PESOS QUINIENTOS MIL ($ 500.000) por infracción a los artículos 34 y 5° inciso a) del Decreto N° 677/01; 28, incisos a.1); b.1); b.2); c.1); c.1.2); c.2.); c.2.2), 2° y 3°, inciso 30) del Capitulo XXI de las NORMAS (NT 2001 y mod.).

ARTÍCULO 2°.- ABSOLVER al Sr. Ricardo Miguel PLATAS en relación al cargo por presunta infracción al artículo 294, inciso 9) de la Ley N° 19.550.

ARTÍCULO 3°.- El pago de la multa deberá realizarse en la Subgerencia de Administración de esta COMISIÓN NACIONAL DE VALORES (sita en calle 25 de Mayo Nº 175, Piso 11 de esta ciudad, de lunes a viernes en el horario de 10 a 15 hs.) dentro de los DIEZ (10) días posteriores a la fecha en que esta Resolución quede firme (conf. art. 10 bis, Ley N° 17.811; texto s/ Anexo Dto. N° 677/01). En caso de que el pago se efectivice fuera del término estipulado la mora se producirá de pleno derecho, devengándose los intereses correspondientes.

ARTÍCULO 4°.- Notificar a todos los sumariados con copia autenticada de esta Resolución.

ARTÍCULO 5°.- Registrar y notificar a la BOLSA DE COMERCIO DE BUENOS AIRES con copia autenticada de esta Resolución para su publicación en su Boletín Diario e incorporarla en el sitio web del Organismo www.cnv.gov.ar. Firmado: Alejandro VANOLI, Presidente; Hernán FARDI, Vicepresidente; Dr. Héctor O. HELMAN, Director.