BUENOS AIRES,  24 de mayo de 2007

 

 

RESOLUCION 15.643

 

                        Visto las presentes actuaciones caratuladas “CARLOS CASADO S.A. s/SUMARIO” que tramitan por Expte. 793/2002, el recurso de reconsideración planteado y lo dictaminado por la Subgerencia Legal, y

 

                        CONSIDERANDO:

                        Que por Nota 4714 de fecha 27 de abril de 2007, el Presidente de CARLOS CASADO S.A., interpone recurso de reconsideración contra la Resolución 15.611 de fecha 4 de abril de 2007, al que adhieren los Sres. Diego Eduardo LEON, Angel María CAVANAGH, Pedro PERISSE y Guillermo PRYOR, manifestando los firmantes que el Sr. Andrés Eduardo DEL PIANO no firma por haber fallecido.

                        Que en la Resolución recurrida se decidió aplicar a CARLOS CASADO S.A. y a los integrantes del Directorio a la época de los hechos examinados, señores Luis María CAVANAGH, Diego Eduardo LEON y Ángel María CAVANAGH, la sanción de APERCIBIMIENTO prevista en el artículo 10 inciso a) de la Ley 17.811 y APERCIBIR a los señores Pedro PERISSE, Guillermo PRYOR y Andrés Eduardo DEL PIANO, en su condición de integrantes del Consejo de Vigilancia de CARLOS CASADO S.A. a la época de los hechos examinados.

                        Que los cargos acreditados en el sumario instruido fueron la demora en la comunicación de SEIS (6) operaciones realizadas con los denominados Bonos Oro 1935, emitidos por la República del Paraguay de 41, 5, 3, 1, 3 y 3 días corridos, respectivamente, la falta de comunicación en forma espontánea y oportuna de una operación de venta de TRES (3) láminas a un precio de $ 150.000; la resolución de una operación de venta de DOSCIENTAS (200) láminas por $ 5.000.000, todas de la misma especie y la omisión de la contabilización de un activo, atendiendo a que el 25/9/98 vendió CIEN (100) Bonos Oro 1935 de la República del Paraguay por un precio de U$S 5.000.000, operación que resultó rescindida el 5/4/99 sin registrar la venta, ni su rescisión, “sin perjuicio de lo cual el día 5/4/99 (fecha de rescisión), CARLOS CASADO SA., hizo entrega de 12 láminas de Bonos Oro 1935 por los importes en concepto de seña a cuenta de precio otorgadas por el comprador en los días 25/9/98 ($150.000), 19/10/98 ($175.000) y 11/11/98 ($500.000) por un total de $825.000, las cuales fueron registradas contablemente (fs. 103)”.

                        Que los recurrentes expresan en su presentación que las operaciones que no fueron contabilizadas fueron opciones de compra y no compraventas propiamente dichas, por lo que no debieron contabilizarse en la forma pretendida por el Organismo, que además, expresan que la resolución recurrida es arbitraria por cuanto la Comisión efectúa un análisis superficial y dogmático de la cuestión, al señalar textualmente “interpretando exclusivamente las denominaciones utilizadas en aquellos instrumentos…”

                        Que mal puede invocarse la arbitrariedad de la resolución recurrida, cuando no se ha acompañado ningún elemento de juicio que permita demostrar lo expuesto por los presentantes, ya que la sola manifestación de que no se comparte un razonamiento totalmente lógico como es el de interpretar los contratos de acuerdo a la denominación utilizada, sin efectuar acreditación alguna en contrario, no resulta suficiente para apartarse de las opiniones de los funcionarios con competencia específica en la materia que intervinieron en el curso del sumario.

                        Que en ese sentido tiene dicho la Jurisprudencia que “Por último, cuadra advertir que la arbitrariedad aducida por los directores de Banco Velox S.A. no se encuentra configurada en el caso. Ello, toda vez que dicho supuesto es de aplicación a los casos en los que se aprecia un desvío notorio de las leyes o ausencia total de fundamentación. En el caso el acto administrativo atacado se encuentra debidamente fundado en las omisiones en las que incurrió la sociedad en el cumplimiento de las normas dictadas por el organismo de contralor.” (dictamen Fiscal 77.046 que sirvió de fundamento al Fallo de la Sala B de la Excma. Cámara de Apelaciones en lo Comercial de fecha 25.09.2003 recaído en autos “COMISIÓN NACIONAL DE VALORES C/BANCO VELOX S/PRESENTACIÓN DE BALANCE.”).”

                        Que el argumento de la falta de existencia de un plazo cierto y determinado para brindar la información, carece asimismo de todo asidero ya que en todos los casos la información al inversor debe ser brindada en forma inmediata, y así se consideró en la Resolución recurrida al expresar “el anoticiamiento debió efectuarse en todos los supuestos “inmediatamente” conforme lo requerido por la reglamentación vigente y por la propia naturaleza de las cosas (doct. C.C. 1198).”

                        Que en cuanto a la alegada inexistencia de perjuicio a los accionistas y terceros por la omisión del deber de informar, cabe señalar que la Jurisprudencia ha señalado: “En primer lugar, debe ser rechazado el planteo efectuado por la emisora y los directores en cuanto a que la sanción debe ser graduada en atención a la falta de daño. Las normas, cuya vulneración han reconocido los apelantes, prevén infracciones de peligro abstracto, que se consuman con la mera realización de la conducta prohibida, esto es, el incumplimiento de las regulaciones aprobadas por la Comisión Nacional de Valores y por la Federación Argentina de Consejos Profesionales de Ciencias Económicas, y no requieren la demostración de un perjuicio concreto ni de una puesta en peligro concreta. Con respecto a las manifestaciones relativas a la inexistencia de perjuicios a terceros, considero que resulta inconducente determinar si se produjo ese perjuicio. Es que en el ámbito del control estatal lo que interesa es el correcto cumplimiento de las obligaciones que han sido impuestas al sujeto responsable, en función del interés general en aras del cual han sido instituidas, en la especie, vinculado a la tutela del ahorro público. La existencia de daño constituye un presupuesto de la responsabilidad civil, para la cual la infracción es el incumplimiento de un deber que generó un riesgo, desconectado en principio de sus consecuencias. Como dice Alejandro Nieto, la infracción de la norma constituye cabalmente la esencia de la infracción (“Derecho Administrativo Sancionador”, Ed. Tecnos, Madrid, año 2000, pág. 37/38; dict. nº 73.976 “Electromac SA s/ posible incumplimiento al Capítulo XXVI de las Normas (NT 2001)”).”

                        Que alegan los recurrentes que la firma CARLOS CASADO S.A. es una sociedad con una vasta y larga trayectoria en la REPUBLICA ARGENTINA y en el PARAGUAY y durante toda su existencia la sociedad y sus sucesivos directores han mantenido un comportamiento ejemplar absolutamente reconocido en el mercado: “Repárese especialmente que la Sociedad fue fundada en el año 1909 y que cotiza en Bolsa desde el año 1958”.

                        Que cabe recordar que ese hecho se tuvo especialmente en cuenta al momento de la graduación de la sanción a aplicar, al expresarse en uno de los considerandos de la Resolución recurrida “Que de acuerdo con lo expuesto y el resto de lo actuado en el Expte 793/2002, resultan acreditados los cargos formulados, en la fijación de la sanción –que será de APERCIBIMIENTO prevista en el artículo 10 inciso a) de la Ley Nº 17.811 (texto sustituido por Decreto Nº 677/01)- se pondera que ninguno de los sumariados registran antecedentes por infracciones en el régimen de la oferta pública.”

Que en consecuencia, toda vez que de la presentación del recurso de reconsideración surge que los agravios referidos a la sanción de APERCIBIMIENTO carecen de una crítica concreta y razonada, corresponde la desestimación de la pretensión recursiva efectuada.

Que la presente se dicta en ejercicio de las atribuciones conferidas por los artículos 14 y 15 de la Ley 17.811 (texto según Decreto 677/01).

 

Por ello,

LA COMISION NACIONAL DE VALORES

RESUELVE:

ARTICULO 1°.- Desestimar la pretensión recursiva interpuesta por Nota   4714 de fecha 27 de abril de 2007, contra la Resolución   15.611 de fecha 4 de abril de 2007, por CARLOS CASADO S.A. y por los Sres. Luis María CAVANAGH, Diego Eduardo LEON, Angel María CAVANAGH, Pedro PERISSE y Guillermo PRYOR.                        

ARTICULO 2º.- Regístrese, notifíquese a los recurrentes y publíquese en el sitio web de la COMISION NACIONAL DE VALORES www.cnv.gov.ar, y en el Boletín de la BOLSA DE COMERCIO DE BUENOS AIRES.