BUENOS AIRES, 05  de octubre de 2006.-

 

RESOLUCION Nº 15.488

 

                             VISTO el Expediente Nº 28/00 rotulado “DOLPHIN LATIN AMERICA s/Creación”; lo dictaminado a fojas 1056/1068 y fojas 1069, y

 

                             CONSIDERANDO:

                             1.- Iniciación del sumario

                             Que por Resolución Nº 14.904 del 09/09/04 esta COMISIÓN NACIONAL DE VALORES (CNV) instruyó sumario a CAM S.A. SOCIEDAD GERENTE DE FONDOS COMUNES DE INVERSIÓN (CAM), sus directores titulares a la fecha de los hechos investigados, Sres. Eduardo Sergio ELSZTAIN (ELSZTAIN), Marcos Marcelo MINDLIN (MINDLIN), Saúl ZANG (ZANG) y a ING BANK N.V. SUCURSAL ARGENTINA (ING), sus representantes legales a la fecha de los hechos investigados, Sres. Steven  Thimothy DARCH (DARCH) y Jacobus María MANSE (MANSE) por posible infracción a los artículos 59 de la Ley de Sociedades Comerciales Nº 19.550 (LSC), 902, 909 y 1905 del Código Civil (CC), 4º, 14 inciso b) y 17 de la Ley de Fondos Comunes de Inversión Nº 24.083 (LFCI), artículo 11 del Decreto Nº 174/93, 29 inciso a) y 41 del Capítulo XI de las NORMAS (N.T. 2001), 2º de la Resolución General (RG) Nº 378, y a las Secciones 5 y 7.10 del Capítulo 2, 1 del Capítulo 5 y 1.1.2 del Capítulo 6 de las Cláusulas Generales y Sección 1.1., 1.2 y 2 del Capítulo 2 de las Cláusulas Particulares del Reglamento de Gestión de “DOLPHIN LATIN AMERICA FONDO COMÚN DE INVERSIÓN” (DOLPHIN FCI) (fs. 923/933).

                             Que también por dicha Resolución se instruyó sumario a los síndicos titulares de CAM, a la fecha de los hechos investigados, Sres. Pedro Javier LINAZA (LINAZA), Carlos Ramón SOLANS SEBARAL (SOLANS) y Matías María BREA (BREA) por la posible infracción a los artículos 10 LFCI y 294 inciso 9º LSC (fs. 923/933).

                             Que las presuntas infracciones que se detectaron fueron: (i) la existencia de

excesos en el margen de liquidez por mantener disponibilidades de más del DIEZ POR CIENTO (10%) del patrimonio de DOLPHIN FCI durante un período mayor de CIENTO OCHENTA (180) días (fs. 924/926); (ii) la falta de notificación por los órganos del FCI de esos excesos a esta CNV en el plazo de TRES (3) días establecido en el artículo 29 inciso a) del Capítulo XI de las NORMAS (N.T. 2001) (fs. 926); y (iii) mantenimiento de las disponibilidades en cuentas abiertas en entidades del exterior, en posible infracción a los artículos 17 LFCI, artículo 11 del Decreto Nº 174/93 y artículo 2º de la RG Nº 378 (fs. 927/931).

                             2.- Sustanciación del sumario

                             Que notificados de la Resolución de cargo (fs. 936/950), el 27/09/04 se presentó ZANG por derecho propio y en representación de CAM, ELSZTAIN y MINDLIN (fs. 953) y solicitó una prórroga para presentar descargos, que le fue concedida por Disposición del 27/09/04 (fs. 956/957).

                             Que el apoderado de ING se presentó el 28/09/04, constituyó domicilio, informó que DARCH no desempeñaba funciones en esa entidad desde diciembre de 2001 y solicitó prórroga para presentar sus descargos (fs. 967), que fue concedida por Disposición del 30/09/04, ampliando el plazo a todos los sumariados para presentar descargos hasta el 08/10/04 (fs. 973/974).

                             Que en su formal presentación en el sumario el 08/10/04 MINDLIN por sí y en representación de CAM, MANSE por sí y en representación de ING y DARCH, ELSZTAIN, ZANG, LINAZA, SOLANS SEBARAL y BREA, todos por sí, contestaron los cargos formulados (fs. 983/1025) y adjuntaron la documental que se incorporó a fs. 1026/1035.

                             Que el 09/11/04 se celebró la audiencia preliminar prevista en el artículo 8º del Capítulo XXIX de las NORMAS (N.T. 2001); una vez expuestos los hechos constitutivos de los cargos contenidos en la Resolución Nº 14.904, los sumariados presentes ratificaron los términos del descargo ofrecido a fs. 983/1025 y se autenticó la documental agregada al escrito (fs 1048/1049).

                             Que al no ofrecer los sumariados producción de prueba alguna, la cuestión se torna  de puro derecho, por lo que corresponde en esta instancia resolverla en forma definitiva.       

                             3.- Descargos.

                             a) Que en relación a los excesos de margen de liquidez hacen hincapié en primer lugar en que las conductas imputadas sean analizadas en el marco de la crisis y emergencia económica que comenzó a partir del año 2001, y a la inestabilidad y volatilidad sufrida por los mercados financieros en ese período.

                            Que asimismo la mayoría de las empresas que cotizaban en la BOLSA DE COMERCIO DE BUENOS AIRES (BCBA) durante ese lapso entraron en “default”, lo que motivó a la administración llevada a cabo por la sociedad gerente a considerar que existían condiciones de excepcionalidad que permitan buscar en mayor medida la protección patrimonial del FCI y superar el DIEZ POR CIENTO (10%) de disponibilidades del FCI,  incumpliendo de esta forma el artículo 29 inciso a) del Capítulo XI de las NORMAS (N.T. 2001) (fs. 985/989).

                             Que esa situación en los mercados argentinos constituyó suficiente causa para dirigir la política de inversiones a mercados y divisas internacionales, y que los períodos en los cuales se produjeron los excesos de liquidez fueron períodos cortos, de menos de TREINTA (30) días de duración, salvo el último período que abarcó desde el 14/01/03 al 15/03/04 (fs. 990).

                             Que el exceso de disponibilidades que superaran los CIENTO OCHENTA (180) días imputados en la Resolución Nº 14.904 (fs. 926) se refiere a todos los que habrían ocurrido durante los años 2001 y 2002, pero entienden que los excesos a analizar deberían ser los indicados desde el 18/10/01 hasta el 09/01/03, entre los que se habrían producido lapsos de regularización por un período corto de alrededor de CINCO (5) días que habrían interrumpido el plazo de CIENTO OCHENTA (180) días, por lo que a su criterio, consideran que no habría existido exceso que signifique un desvío durante todos los años 2001 y 2002 (fs. 992).

                             Que asimismo destacan, que en todos los estados contables presentados por la sociedad gerente se dejó constancia de la existencia de un exceso en las disponibilidades, y por ello sostienen que no hubo intención de ocultar la situación planteada (fs. 993).

                             Que el incumplimiento de CIENTO OCHENTA (180) días habría operado desde el 14/01/03  -fecha en que la sociedad gerente decidió limitar la actividad comercial del FCI-  por cuanto a partir de ese momento no existieron suscripciones, y señalan además que el NOVENTA Y UN POR CIENTO (91%) de las cuotapartes estaban en poder de entidades cuya administración coincidía con los miembros del directorio y accionistas de la sociedad gerente: el cuotapartista era “DOLPHIN FUND PLC”, y los restantes cuotapartistas durante ese período rescataron sus cuotapartes en forma total, sin reclamo ni objeción alguna, por lo que en marzo de 2004 se comunicó a la CNV la decisión de liquidar el FCI y cancelar su inscripción (fs. 994).

                            b) Que en cuanto al mantenimiento de saldos líquidos en cuentas del exterior DOLPHIN FCI – cuya cuotaparte se encontraba expresada en dólares estadounidenses - durante los períodos analizados mantuvo sus cuentas en “DTC” y “Euroclear”, ya que los activos de ese FCI habían incluido durante estos períodos inversiones en ADRs y otros activos negociados en el exterior.

                             c) Que en cuanto al eventual perjuicio a los cuotapartistas, sostienen que la evaluación que esta CNV realizó respecto al aumento del valor del índice MERVAL entre el 30/06/02 y el 19/01/04 del DOSCIENTOS CINCUENTA Y CINCO POR CIENTO (255%) (ver fs.928), es un parámetro inadecuado porque considera como punto de partida el 30/06/02, cuando en realidad el exceso reprochado se produjo al cumplirse CIENTO OCHENTA (180) días a contar desde el 14/01/03, es decir, en julio de 2003; agregando que los períodos de excesos en los términos de días hábiles fueron muy limitados entre los años 2001 y 2002, y que el único exceso que se prolongó en el tiempo fue el correspondiente al año 2003 (fs. 1009/1010).

                             Que reconocen los excesos producidos entre el 24/05/01 y el 09/01/03, pero no los encuentran irrazonables, pues aducen que el exceso de CATORCE (14) días corresponde a enero de 2002, cuando se produjo la implosión del sistema financiero y el cierre de los mercados por varios días; el de DIECIOCHO (18) días  se  produjo  en  junio y  julio de

2002 con la escalada de la cotización del dólar y la fuga de divisas; y en el período iniciado en 2003 el NOVENTA Y UNO POR CIENTO (91%) de las cuotapartes estaban en poder de entidades vinculadas con los directores y accionistas de la sociedad gerente, con lo que admiten que el perjuicio eventualmente se limitaba a inversores que representaban el NUEVE POR CIENTO (9%) del patrimonio del FCI (fs. 1011).

                             4.- Análisis de los descargos

                             Que no obstante lo expuesto en la instrucción del sumario,  no puede dejarse de reconocer la situación vivida por el país y los mercados en el momento de los hechos investigados, para analizar con un criterio realista las conductas reprochadas.

                             Que debe tenerse presente los sucesivos cambios de orden político ocurridos entre diciembre de 2001 hasta diciembre de 2003, los que acarrearon al mercado financiero notables distorsiones que sumieron a la economía del país en un proceso recesivo que culminó lamentablemente en el “default” de la deuda, el fin de la convertibilidad y la pesificación forzosa.

                             Que en este contexto no puede obviarse la sanción de la Ley Nº 25.561 (06/01/02) y los posteriores Decretos Nº 214/02 y 320/02, que imprimieron un nuevo rumbo económico a la situación imperante y que constituyeron hechos de naturaleza inédita que provocaron el quiebre de las instituciones jurídicas que sustentaban la economía del país, y en consecuencia, por razones de ecuanimidad el análisis de los hechos debe efectuarse bajo ese especial escenario financiero.  

                             Que precisamente por las circunstancias antes delineadas el Organismo debió adoptar una serie de Resoluciones Generales como la RG. Nº 382 (por la que suspendió la operatoria para los días 21, 24 y 26 de Diciembre de 2001); la RG. Nº 383 (suspendió la operatoria para los días 28 y 31 de Diciembre de 2001); la RG. Nº 384 (autorizó el pago de rescates en especie debido al reconocimiento de la iliquidez causada por la crisis); la RG. Nº 386 (suspendió la operatoria para los días 7 al 10 de enero de 2002); la RG. Nº 389 (dispuso que los FCI cuyas cuotapartes estuvieran denominadas en dólares podían abonar los rescates en pesos al tipo de cambio oficial); la RG. Nº 391 (que dispuso que los FCI especializados en activos en moneda extranjera  o  cuyas  cuotapartes  denominadas  en  moneda  extranjera  que  se  encontraban alcanzados por las restricciones de la Ley de Emergencia y las normas del BCRA “debían adecuar su operatoria a las mismas”); y la RG. Nº 395 (que convalidó las suspensión de las operaciones de los FCI del 4 al 8 de Febrero de 2004); todas ellas tendientes a posibilitar la adaptación a las distintas situaciones que iban presentándose, dada la delicada situación económica y financiera que vivía el país.

              a)  Exceso en el margen de liquidez.

                             Que bajo las consideraciones efectuadas en el párrafo anterior ingresamos en este punto al análisis del exceso en el margen de liquidez, cargo que fuera imputado por la Resolución Nº 14.904.

                             Que de acuerdo a los informes vertidos a fs. 860/863 y 866/871 y la documentación acompañada en orden a lo dispuesto en el artículo  23 inc. d) del Capítulo XI de las NORMAS (N.T.2001) pudo detectarse: 1) El mantenimiento de disponibilidades en exceso del DIEZ POR CIENTO (10%) en períodos superiores a TRES (3) días; 2) Falta de notificación inmediata al Organismo de los excesos señalados; 3) Mantenimiento de dichos excesos por más de CIENTO OCHENTA (180) días, de conformidad a lo establecido en la normativa aplicable. 4) Excesos en las disponibilidades en diferentes momentos como por ejemplo al 22/05/01; al 31/12/01; al 30/06/02; al 31/03/03; al 30/06/03; al 30/09/03 y entre el 12/01/04 y el 30/01/04 (fs. 925).

                            Que la sociedad entiende que el mantenimiento de saldos invertidos en disponibilidad inmediata en dólares estadounidenses en realidad no estaba fuera de las previsiones del reglamento,  y que los excesos detallados referidos entre los años 2001 y 2002 habían sido informados, por lo que sólo correspondería analizar los posteriores a esa fecha, destacando que dichos excesos fueron regularizadas sucesivamente aunque por periodos cortos considerando que dichas adaptaciones en realidad interrumpían el plazo de CIENTO OCHENTA (180) días.

                            Que en cuanto a los excesos referidos a los periodos correspondientes al 31/12/01 y el 31/01/02 se produjeron situaciones de conocimiento público que afectaron los mercados, como la pesificación, el denominado “corralito”, se impusieron restricciones al sistema financiero y el país declaró el “default” de la deuda soberana.

                            Que entre el 04/01/02 y el 17/01/02 los mercados permanecieron cerrados por lo que no existió operatoria.

                            Que entre el 20/06/02 y 17/07/02  se produjo una violenta devaluación que llevó el valor del dólar a PESOS TRES CON NOVENTA CENTAVOS ($3,90) para estabilizarse posteriormente en PESOS TRES CON CINCUENTA CENTAVOS ($3,50) alrededor de ésta ultima fecha.

                            Que en los demás periodos que mostraron excesos no fueron significativos y ocurrieron en muy pocos días con lo cual la conclusión sobre la existencia de un incumplimiento permanente del límite de disponibilidad, se desvanece.

                             Que en cuanto a la presunta orfandad informativa, la entidad dejó constancia  en los estados contables presentados por la sociedad gerente la existencia de un exceso de disponibilidades, lo cual muestra que la misma no pretendió en la ocasión ocultar dicha situación.

                             Que si bien las normas del Organismo se dictan para ser acatadas de acuerdo a las pautas señaladas para su cumplimiento, dicha situación debe ser enmarcada en la crisis económico financiera que vivió el país al momento de los hechos que son materia de investigación en estos actuados.

                             Que en dicho contexto, no hay duda de que, si la mayoría de las entidades financieras vivieron momentos de zozobra al borde del crack económico, mal podía exigirse a rajatabla el cumplimiento de normas específicas como las de la CNV.

                              Que por lo tanto, dada la situación excepcional que vivió el país, no resulta factible la adopción de medidas disciplinarias respecto de entidades en las cuales se observa que, a pesar de la situación vivida, dieron muestras de su voluntad de cumplimiento, lo cual  inclina a este Organismo a adoptar un criterio amplio, absolviendo a la misma del cargo imputado.

                            b) Mantenimiento de disponibilidades en cuentas abiertas en entidades del exterior.

                             Que la Resolución Nº 14.904 señaló que la normativa que rige respecto al mantenimiento de disponibilidades en el exterior emana del conjunto armónico de los artículos 17 LFCI; 11 del Decreto Nº 174/93 y 2º de la RG Nº 378, que disponen lo siguiente:  “… los depósitos y otras transacciones en moneda extranjera que fueren necesarias  para las operaciones de FCI en mercados del exterior podrán realizarse en entidades financieras internacionales, no pudiendo superar el plazo necesario para su liquidación en el país en que se realicen y deberán estar respaldadas por operaciones realizadas…” (fs. 927).

                             Que en autos se encuentra admitido en los descargos por los sumariados el posicionamiento en cuentas abiertas en entidades del exterior (fs. 1005/1008) por un plazo que excede lo establecido por la normativa aplicable, lo cual puede considerarse en principio acreditada la infracción a los artículos 17 LFCI; 11 del Decreto Nº 174/93 y 2º de la RG Nº 378.

                             Que no obstante, no puede desconocerse que debido a la inestabilidad reinante en el momento de los hechos investigados, la sociedad gerente debió procurar  la protección del capital del fondo en monedas estables, lo cual no era posible lograr en el sistema financiero argentino dado la crisis bancaria y por cuanto la inversión en acciones de sociedades argentinas se encontraba sujeta a volatilidades pocas veces vistas, razón por la que la inversión se concretó mediante tenencias en cuentas del exterior.

                             Que al respecto, no puede dejar de señalarse que la Resolución General Nº 391 de la CNV del 22/01/02 dispuso que los fondos cuyas cuotapartes estuvieran denominadas en moneda extranjera que se encontraban alcanzados por las restricciones impuestas por la ley de emergencia y normas complementarias, debían adecuar su operatoria a las mismas, por lo que la conducta adoptada por la sociedad gerente, invirtiendo en divisas que fueron mantenidas en custodia en entidades internacionales colocó a la entidad ante la paradojal circunstancia de cumplir con la norma -lo cual hubiera implicado un indudable perjuicio a los cuotapartistas- o bien en  protección del patrimonio de los inversores adoptar una decisión razonable desde el parámetro del buen hombre de negocios, a la luz del caos económico financiero que vivió el país a la época de los hechos investigados.

                             Que evidentemente la sanción de la Ley Nº 25.561 y posteriormente los Decretos Nº  214/02 y 320/02 habrían generado en el caso de tener dichos fondos en el país su pesificación,  lo cual hubiera acarreado un inexorable perjuicio a los inversores.

                             Que por lo tanto, dadas las razones expuestas como la excepcional situación generada en el país y un elemental principio de prudencia y ecuanimidad no permiten mantener el cargo por la presunta infracción a los artículos 17 LFCI, Decreto 11 del Decreto Nº 174/93 y artículo 2º de la Resolución General Nº 378.  

                              c) Posible perjuicio a los cuotapartistas.

                              Que la Resolución Nº 14.904 ponderó que en el período considerado entre el 30/06/02 al 19/01/04, o sea durante el lapso en que se registró el exceso de saldos líquidos de DOLPHIN FCI, el valor del índice MERVAL que refleja la variación en el valor de cotización de las acciones más representativas del mercado local experimentó un aumento del DOSCIENTOS CINCUENTA Y CINCO POR CIENTO (255%) (ver fs. 871) y que la sociedad gerente, pudiendo haber invertido las disponibilidades en exceso en acciones argentinas (activo hacia los cuales estaba dirigida la política de inversión del FCI), decidió mantenerse al margen de la normativa aplicable (fs. 928).

                             Que los sumariados, en su defensa, sostienen que el parámetro de comparación es inadecuado, pero admiten los períodos en excesos en términos de días, señalando que fueron limitados entre los años 2001 y 2002 y que el del año 2003 se prolongó en el tiempo (fs. 1008/1010).

                             Que de acuerdo a lo señalado por la defensa, DOLPHIN LATIN AMERICA   era un fondo mixto, que invertía en títulos de renta fija y variable, motivo por el cual resulta incorrecto comparar su “perfomance” con el índice MERVAL, pero si aún así, se tomara dicho índice no corresponde tomar el que contempla el expediente del 30/06/02 al 19/01/04 en el cual subió el DOSCIENTOS CINCUENTA Y CINCO POR CIENTO (255%) sino que debería considerarse el periodo en el cual comenzaron a registrarse los excesos de liquidez es decir, del 24/05/01 al 19/01/04 periodo en el cual el MERVAL bajó el CINCO POR CIENTO (5%) en dólares, incluyendo una estrepitosa caída del OCHENTA Y TRES POR CIENTO (83%) en dólares desde el 24/05/01 al punto mínimo del índice al 14/06/02.

                             Que por lo tanto, de acuerdo a lo manifestado por los sumariados, los excesos de liquidez tuvieron directa relación con la crisis del mercado, y aunque se suponga el incumplimiento normativo, la operatoria resultó beneficiosa para los cuotapartistas.

                            Que de acuerdo a lo señalado hasta el presente, y más allá de que el perjuicio no se infiere ni se presume sino que se demuestra, debe tenerse en cuenta que todo inversor de un FCI no posee un depósito bancario dado que, según las normas que regulan el funcionamiento de dichos fondos (Ley Nº 24.083 y Decreto Nº 174/73), no goza de las garantías de tales depósitos por cuanto constituye una inversión de riesgo; y en tanto ello es así,  el valor de las cuotapartes al momento del rescate puede ser mayor o menor al valor originariamente invertido, por lo que efectuar un cálculo “a priori” de un eventual perjuicio se torna en un acertijo impropio de una operación de mercado.

                            Que asimismo debe valorarse que a la fecha el fondo fue liquidado al producirse el rescate total de las cuotapartes al 16 de marzo de 2004 sin que se hayan producido reclamos sobre el particular.

                             Que si bien a los efectos de promover el control, la eficacia y la transparencia de los mercados, todo incumplimiento de los recaudos exigidos por la ley y esta CNV no requieren necesariamente el perjuicio de los inversores dado que el sistema requiere de su cumplimiento formal, interpretamos que dicho principio debe ceder ante el principio de razonabilidad frente a interpretaciones que podrían incursionar en la arbitrariedad, en el caso de hacer efectiva la normativa respecto de una operación de riesgo en un FCI en un contexto de emergencia económica, luego que el mismo fuera liquidado sin reclamo por parte de los inversores.

                             Que evidentemente en atención a lo expuesto y ante la imposibilidad fáctica de hacer aplicación del artículo 59 de la LSC., 902, 909 y 1905 del Código Civil y 41 del Capítulo XI de las NORMAS (N.T.2001) por encontrarse acreditada la actuación del fondo en beneficio de los intereses colectivos, hacen imposible el mantenimiento de dichos cargos.

                             5.- Renuncia del Sr. Steven Timothy DARCH

                             Que en los descargos fue señalado que el Sr. Steven Timothy DARCH cesó en su cargo de representante legal de ING el 31/12/01 y por lo tanto no corresponde atribuirle responsabilidad alguna, puesto que los hechos descriptos en los considerandos de la Resolución Nº 14.904 se produjeron cuando ese representante legal había cesado en sus funciones (fs. 1021).

                             Que con fotocopia autenticada de Escritura Nº 154 del 18/02/00 otorgada por ante el Escribano titular del Registro Nº 253 de la Ciudad de Buenos Aires, ING dejó constancia de la aceptación de su renuncia al 31/12/01 a su cargo de representante legal de esa entidad bancaria (fs. 1036/1041).

                             Que en consecuencia, corresponde absolverlo de los cargos formulados por posible infracción a los artículos 59 LSC, 902, 909 y 1905  CC,  artículos 4º y 14 inciso b) y 17 LFCI, artículo 11 del Decreto Nº 174/93, artículos 29 inciso a) y 11 del Capítulo XI de las NORMAS (N.T. 2001), artículo 2º de la RG 378 y de las Secciones 5 y 7.10 del Capítulo 2, 1 del Capítulo 5 y 1.1.2 del Capítulo 6 de las Cláusulas Generales  y Sección 1.1., 1.2., y 2 del Capítulo 2 de las Cláusulas Particulares del Reglamento de Gestión de DOLPHIN FCI.

                             6.- La Comisión Fiscalizadora

                             Que en atención a las consideraciones vertidas respecto de la actuación del Fondo, los miembros de la Comisión Fiscalizadora de CAM, Sres. LINAZA, SOLANS SEBARAL y BREA, corren en este aspecto la misma suerte que los integrantes del Directorio de la sociedad gerente, dado que las vicisitudes económicas-financieras que soportó el país, las que se trasladaron a todas las entidades financieras, no permiten acreditar que efectivamente los miembros de la Comisión Fiscalizadora hayan quebrantado las exigencias del artículo 294 inc. 9º de la ley de Sociedades Comerciales.

                             Que en consecuencia, corresponde disponer la absolución de los miembros de la Comisión Fiscalizadora en orden a la presunta infracción al artículo 10 de la LFC y 294 inc. 9º de la LSC.

                            7.- Sociedad Depositaria.

                             Que en el marco de la separación tradicional de funciones que caracteriza a los FCI, corresponde a la Sociedad Depositaria la custodia de los activos del Fondo y la vigilancia del cumplimiento por la Sociedad Gerente de las disposiciones relacionadas con la adquisición y negociación de los activos integrantes del FCI previstas en el Reglamento de Gestión.

                            Que sin embargo, respecto a los integrantes de dicha entidad no surge de las actuaciones que los mismos hayan tomado una decisión que lesionara o perjudicara los intereses del fondo o dañara a los cuotapartistas, habida cuenta que el análisis de las operaciones realizadas revela que dicha operatoria no fue disvaliosa para los inversores.

                             Que en este contexto, no hay duda que la crisis económica ya mencionada, también impactó sobre la entidad depositaria, no obstante lo cual no se advierte la comisión de infracciones al régimen, razón por la cual cabe disponerse la absolución de los imputados con relación a las infracciones que le fueron endilgadas al momento de la instrucción sumarial.

       8.- El ejercicio del poder disciplinario.

                             Que en principio se ha tenido en cuenta que tanto CAM como ING no registran sanciones anteriores.

                             Que durante la sustanciación del sumario, no han existido reclamos de inversores por incumplimientos en la liquidación de sus cuotapartes, ni requerimientos por eventuales diferencias o perjuicios durante el funcionamiento de la entidad.

                             Que  por lo tanto, dado que los hechos investigados se produjeron en una excepcional situación de crisis donde la corrida cambiaria y la fuga de divisas comprometían el futuro económico y financiero del país, hace necesario interpretar la normativa aplicable en ese contexto de emergencia económica, donde todos los parámetros normativos fueron desbordados.

                              Que siendo ello así, el ejercicio del poder disciplinario por las inconsistencias advertidas llevaría al mismo a un excesivo rigorismo formal frente a la situación imprevisible vivida por el país, razón por la que se considera necesario en la ocasión adoptar un criterio amplio y comprensivo de la misma.

                              Que de acuerdo a lo expuesto, corresponde absolver  a la sociedad gerente como a la depositaria, y a los señores directores y síndicos titulares de CAM a la época de los hechos investigados, Sres. MINDLIN, ELSZTAIN, ZANG, LINAZA, SOLANS SEBARAL y BREA y al  representante legal de ING para la misma época Sr. MANSE sirviendo el presente sumario de suficiente prevención con respecto a las previsiones emergentes de la Ley de Oferta Pública y la que rige los Fondos Comunes de Inversión (Ley Nº 24.083).

                              Que la presente se dicta en virtud de las facultades conferidas por los artículos 10 (texto sustituido por Decreto Nº 677/01) y artículos 1 y 2 del Decreto Nº 174/93 Reglamentario de la Ley Nº 24.083 (texto conforme al artículo 43 del Decreto Nº 677/01).

                              

                             Por ello,

LA COMISION NACIONAL DE VALORES

RESUELVE:

ARTICULO 1º.- ABSOLVER a CAM SOCIEDAD GERENTE DE FONDOS COMUNES DE INVERSIÓN S.A., y a sus directores a la época de los hechos investigados, Sres. Eduardo Sergio ELSZTAIN, Marcos Marcelo MINDLIN y Saúl ZANG y a su representante legal  Sr. Jacobus María MANSE, en orden a los presuntos incumplimientos por la infracción al artículo 29 inc. a)   -Resolución Nº 378- y  41 del Capítulo XI de las NORMAS (N.T. 2001),  al artículos 59 de la Ley de Nº 19.550; a los artículos  902, 909, y 1905 del Código Civil,  artículos  4 y 14 inc. b),  art. 17 de la Ley Nº 24.083, artículo 11 del Decreto Nº 174/93 y a las Secciones 5 y 7.10 del Capítulo 2,1; 1 del Capítulo 5 y 1.1.2 del Capítulo 6 de las Cláusulas Generales y Sección 1.1, 1.2 y 2 del Capítulo 2 de las Cláusulas Particulares del Reglamento de Gestión de “DOLPHIN LATIN AMERICA FONDO COMÚN DE INVERSION.

ARTICULO 2º.- ABSOLVER a los miembros de la Comisión Fiscalizadora de CAM SOCIEDAD GERENTE DE FONDOS COMUNES DE INVERSION S.A. Sres. Pedro Javier LINAZA, Carlos Ramón SOLANS SEBARAL y Matías María BREA,  en orden a la presunta infracción al  artículo 294 inc. 9º LSC y al artículo 10 de la Ley Nº 24.083.

ARTICULO 3º.- ABSOLVER a ING. BANK ARGENTINA N.V. SUCURSAL ARGENTINA como sociedad depositaria y a su representante legal Sr. Jacobus María MANSE en orden a la presunta infracción al  artículo 59 de la Ley Nº 19.550, a los artículos 902, 909, 1905 del Código Civil, artículos  4º, 14 inc. b) y 17 de la Ley Nº 24.083, artículo  11 del Decreto Nº174/93, artículos 29 inc. a) y 41 del Capítulo XI de las NORMAS (N.T.2001), y artículo 2º de la Resolución General Nº 378 y a las Secciones 5 y 7.10, del Cap. 2, 1 del Capítulo 5 y 1.1.2 del Capítulo 6 de las Cláusulas Generales y Sección 1.1, 1.2 y 2 del Cap. 2 de las Cláusulas Particulares del Reglamento de Gestión de “DOLPHIN LATIN AMERICA FONDO COMUN DE INVERSION”.

ARTICULO 4º- ABSOLVER al Sr. Steven Thimothy DARCH de los cargos formulados en este sumario por haber presentado su renuncia al cargo de representante legal con anterioridad a la comisión de los hechos aquí juzgados.

ARTICULO 5º.- Regístrese y notifíquese con copia autenticada de la presente Resolución a todos los sumariados.

ARTICULO 6º.- Notifíquese con copia autenticada de la presente Resolución a la BOLSA DE COMERCIO DE BUENOS AIRES, a los efectos de su publicación en su Boletín Diario e incorpórese en el sitio web del Organismo www.cnv.gov.ar.

 

Firmado: Lic. Narciso MUÑOZ – Presidente; Dr. José Luis PUNGITORE – Director;

Dr. Emilio FERRÉ – Director.