Resolución Nº 15.282

 

                                                                                             

                                              

BUENOS AIRES,  29 de diciembre de 2005.-

 

 

RESOLUCION N° 15.282

 

 

                      VISTO el Expediente Nº 1005/2003 rotulado “FITCH ARGENTINA CALIFICADORA DE RIESGO S.A. s/ SEGUIMIENTO DE DICTAMENES DE CALIFICACION DE ENTIDADES FINANCIERAS AÑO 2003” y lo dictaminado por la Gerencia de Fiscalización y Control a fs.276/281; y

 

CONSIDERANDO:

I.                    El sumario. Su trámite.

                       Que la COMISION NACIONAL DE VALORES con fecha 26 de Febrero de 2004 mediante la Resolución Nº 14.738 instruyó sumario a “FITCH ARGENTINA CALIFICADORA DE RIESGO S.A.”(“FITCH”), a los directores a la época de los hechos investigados Sres. William T. HAYES, Charles S. PRESCOTT, Gerardo M. ARDNT Carlos A. BOXER, Alejandro CAPURRO ACASUSO, Lorna C. MARTIN por la posible infracción a los arts. 4º y 7º Inciso a) del Cap. XVI de las NORMAS, a los Sres. Síndicos Sres. Jorge NUÑEZ, y José CUROTTO por posible infracción a lo dispuesto por el art. 294 inc 9) de la Ley 19.550, y a los miembros del Consejo de Calificación Ana GAVUZZO, María Fernanda LOPEZ, Mauro CHIARINI, Eduardo D´ORAZIO, y Paola BRIANO por posible imcumplimiento de la metodología de calificación.

                        Que dicho sumario tuvo lugar con motivo de haberse verificado en oportunidad de la calificación de distintas obligaciones negociables de entidades bancarias, que los informes de Auditoria Externa de los Balances Anuales tenidos en cuenta para efectuar dichas calificaciones contenían la “abstención de opinión”, cuando debían asignarle categoría “E” como lo establecía el Manual de Procedimientos registrado en el Organismo.

                        Que a los efectos del debido proceso, los sumariados fueron debidamente notificados con fecha 30 de marzo de 2004,  presentaron sus descargos (fs. 229/235) y con fecha 19 de abril de 2004 se efectuó la audiencia preliminar prevista por el art. 12 último párrafo de la Ley Nº 17.811 y art. 8º inc. a) del Decreto 677/01 a la cual asistieron representados por sus apoderados, en la que ratificaron las expresiones vertidas en sus descargos.

                        Que atento la solicitud de los Sres. José Curotto y el Dr. Alejandro Capurro Acasuso “FITCH” informó a fs. 250 que la Asamblea celebrada el 15 de Julio de 2000 designó al Contador Curotto síndico suplente, nombramiento que se renovó anualmente por igual periodo hasta el 29 de abril de 2003, asimismo, hace saber que el Dr. Capurro Acasuso en la misma asamblea fue designado director suplente por el término de tres años, siendo reelecto el 29 de abril de 2003, aunque nunca ejerció sus funciones durante dicho periodo.

                        Que en atención a lo expuesto por Resolución Nº 14.839 se resolvió excluir del sumario a los Sres. Alejandro Capurro Acasuso y a José Curotto.

                        Que con fecha 14 de Junio de 2004 los sumariados presentaron el memorial previsto por el art.5º inc. i) del Cap. XXIX de las NORMAS (N.T.2001), mediante el cual ratificaron sus descargos.

                        II.        Los cargos.

                        Que corresponde destacar que la sociedad calificadora de riesgo por Resolución Nº 14.175 de fecha 18 de abril de 2002 registró el Manual de Calificación de Entidades Financieras y Títulos de Deuda Emitidos por Entidades Financieras. Calificación Genérica de Endeudamiento: Corto y Largo Plazo. Calificación de Títulos: Corto y Largo Plazo, Garantizados, Comunes o Subordinados”.

                        Que en el citado Manual, se señalaban los criterios básicos para la evaluación de la información utilizada en el análisis por la entidad calificadora y se indicaban las circunstancias que hacían obligatoria la calificación como categoría “E”.

                        Que así en el punto 2 referido al proceso de calificación de títulos valores privados representativos de deuda, como categoría “E” regulaba en el punto 2.1, en relación a Entidades con cinco o mas años de trayectoria, así como en el punto 2.2. en el caso de Entidades Financieras con menos de cinco años de trayectoria, que se otorgará la categoría “E” (punto iii) “Cuando él o los estados contables auditados tuvieran abstención de opinión u opinión adversa”.

                        Que asimismo, dicho manual estableció que sin perjuicio de lo indicado anteriormente se podía calificar como categoría “E” por causas diferentes a las indicadas, si fuere imposible utilizar la información disponible sobre la entidad, como base para calificar sus valores.

                        Que sin embargo, el análisis de los dictámenes efectuados por la calificadora referidos a BBVA Banco Francés S.A. de fecha 31.12.02; Banco de La Pampa de fechas 30.09.02 y 31.12.03 (menciona revisión limitada); Banco Río de la Plata S.A. de fechas 30.09.02; 31.12.02 y 31.03.03 (menciona revisión limitada); HSBC Bank Argentina S.A. de fechas 31.12.01 y 31.12.02 (menciona revisión limitada); ABN Amro Bank N.V. de fecha 31.12.02; Banco de Galicia y Buenos Aires S.A. de fechas 31.12.01 y 31.12.02; y Citibank del 31.12.02 el auditor se abstiene de opinar.

                        Que siendo así, el Cap XVI de las NORMAS (N.T. 2001) establece en su art. 4º que la calificación de valores negociables u otros riesgos prevista por el Decreto Nº 656/92 determina que deberá basarse en los procedimientos descriptos en el manual registrado previamente en la Comisión, el cual deberá contener claramente los pasos a seguir en el proceso de calificación; y el art. 7º inc. a) establece que: “La información brindada deberá ser lo suficientemente amplia y clara como para demostrar la observancia de los procedimientos descriptos en el respectivo manual…”.

                        Que en concreto, la calificadora dejó de cumplir su propio Manual de Procedimientos y actuó a sabiendas de que se colocaba al margen de las disposiciones legales.

                        III)       Los descargos.

          Que la entidad en sus descargos de fs. 229/235 adujo con respecto a la diferencia en la descripción de la información utilizada en los dictámenes de calificación de los estados contables, concretamente los referidos al 31.12.02 y en el caso del Banco Río del 31.03.03, la existencia de errores involuntarios de tipeo.

        Que con respecto a la omisión en la utilización de la categoría “E” en los supuestos que los auditores externos debieran abstenerse de dar opinión al auditar un balance, el mercado desarrollaba su actividad sin sobresaltos y, en consecuencia esa abstención, implicaba la existencia de un hecho grave que degradaba la información contable de la empresa, lo cual no permitía a “FITCH” opinar sobre la calidad crediticia, no se trataba pues de una situación originada por la situación del país, sino que era singular de la empresa o del comerciante.

                        Que no era plausible en ese entonces evaluar que existirían circunstancias de carácter macro que podrían causar el uso de esa categoría de calificación, sin embargo ello ocurrió, y en enero de 2002 se sancionó la Ley Nº 25.561 de Emergencia Pública y Reforma del Régimen Cambiario, que implicó un cambio fundamental en el régimen económico y financiero, lo cual dio lugar a una serie de medidas para tratar de superar la crisis desencadenada dado que en ese periodo no se pudo acceder a información auditada suficiente que permitiera formar una opinión crediticia sobre el emisor.

                        Que en esa época según el descargo de la entidad, el Banco Central de la República Argentina, suspendió la evaluación de las Entidades Financieras y Cambiarias y dictó la norma Com. A 3601 del 07.05.02, en referencia a los fondos transitorios de las Administradoras de Fondos de Jubilaciones y Pensiones y los depósitos a plazo fijo en entidades financieras bancarias  calificadas por el Banco Central de la República Argentina para recibir dichos depósitos,  mediante la cual las calificadoras podían comunicar su propia metodología durante el periodo que no hubo información suficiente para opinar bajo el método tradicional de calificación, por lo que se utilizó una metodología interina  que permitía a las Administradoras de Fondos de Jubilaciones y Pensiones diferenciar crediticiamente en las categorías D1; D2 y D3.

                        Que durante los primeros meses de 2003 la información sobre el sistema financiero se fue normalizando con lo cual “FITCH” detectó que existía suficiente información para emitir una opinión sobre el riesgo crediticio relativo al mercado nacional, incluyendo la emisión de deuda.

                         Que fue así que “FITCH” en la medida que estaba dando una opinión a las Administradoras de Fondos de Jubilaciones y Pensiones a través de la normativa del Banco Central de la República Argentina durante el mes de mayo de 2003 dejó de utilizar la categoría “E” a pesar de las salvedades de los auditores, de las cuales se dejó expresa constancia en los informes de calificación publicados.

                        Que ante un pedido de explicaciones de esta COMISION NACIONAL DE VALORES la calificadora a fin de evitar inconvenientes, solicitó la modificación del Manual por nota de fecha 15 de agosto de 2003, lo que fue aprobado por la Resolución Nº 14.718 importando la modificación la supresión del texto correspondiente a la falta de opinión o salvedades de los auditores.

                        Que en virtud de lo expuesto, según la entidad, la norma en virtud de la cual se pretende sancionarla fue creada a su pedido y dejada sin efecto también a su requerimiento, razón por la que entiende que no debería ser sancionada, correspondiéndole la aplicación de la ley mas benigna.

                         IV)       La responsabilidad de la entidad calificadora.

                        Que los recurrentes si bien admiten las calificaciones en la forma que da cuenta la investigación de esta COMISION NACIONAL DE VALORES aducen que en principio dicha actitud obedeció a las circunstancias económico-financieras que vivió el país en esa época, así como a los demás argumentos ya expuestos en el punto anterior.

                        Que al respecto, corresponde señalar que esta COMISION NACIONAL DE VALORES debe ajustar su accionar y recibir la información necesaria para el ejercicio de su poder de policía en la forma y condiciones que establece la reglamentación, lo cual no puede quedar librado a la discrecionalidad de la sociedad calificadora.

                        Que resulta inatendible la alegación de que los incumplimientos al Manual de Procedimientos se debieron a la situación imperante, o bien a las disposiciones del Banco Central respecto de las entidades financieras o bancarias, porque desde que la sociedad ingresó al régimen de contralor del Organismo, asumió la observancia de reglas específicas impuestas por el correcto funcionamiento del sistema, orientadas a la protección del público inversor.

                        Que por otra parte, los estados contables oportunamente indicados resultan ser anuales y por tanto no poseen revisión limitada por lo que deben contar con opinión de los auditores y, si no se emite opinión conforme al Manual registrado (que establecía la aplicación de la Categoría “E”), la calificación se fundó en un concepto erróneo, máxime cuando se afirma en el texto de sus calificaciones “haber tenido acceso a información no auditada que considera apropiada y que le ha permitido evaluar razonablemente la situación actual de la entidad”.

                          Que siendo así, el art. 10 de la Ley Nº 17.811 estatuye que las personas físicas o jurídicas que no cumplan con las disposiciones de la ley y su reglamentación, serán pasibles de las sanciones en él contempladas y para el caso de aplicación de multa, ella se hará efectiva en la persona de los integrantes de la entidad en forma solidaria.

                        Que dados los elementos de juicio analizados, debe tenerse por probada la infracción a los arts. 4º y 7º inc. a) del Cap. XVI de las NORMAS (N.T. 2001).

            Que asimismo, corresponde destacar que los administradores de la calificadora no han producido prueba tendiente a demostrar el cumplimiento de sus obligaciones, como el deber de controlar la actividad del consejo de calificación y por ende dar cumplimiento a la obligación emanada del buen hombre de negocios que le impone el art. 59 de la LSC y el art. 24 del Decreto Nº 656/92.

                       Que en este aspecto, en el ámbito del control estatal lo que interesa es el correcto cumplimiento de las obligaciones que han sido impuestas al sujeto responsable en función del interés general en aras del cual han sido instituidas en la especie en previsión y tutela del ahorro público.

             Que a la luz de tales principios, el reproche dirigido a la sociedad calificadora se encuentra justificado en razón del incumplimiento de sus deberes, respecto del  Manual de Procedimientos presentado por la propia entidad quien el 18 de abril de 2002 (según Resolución Nº 14.175) decidió modificar su propio manual y reemplazar la metodología en vigencia en esa época.

            Que lo expuesto, revela que los descargos frente a la obligación emergente del Decreto Nº 656/92, que obligaba a calificar de acuerdo a los procedimientos descriptos en el manual registrado previamente en el Organismo, resultan inoperantes a los efectos de  desincriminar las infracciones detectadas.

                        Que a los efectos de la individualización de la sanción, deben tenerse en cuenta las circunstancias atenuantes que justifiquen la aplicación de la medida por ello debe considerarse que la entidad calificadora con posterioridad, modificó la parte pertinente del manual que diera lugar a la instrucción del sumario.

                         Que en este contexto, se destaca que las sanciones que le fueron aplicadas a FITCH en todos los casos lo fueron como continuadora de DUFF & PHELPS, siendo esta en consecuencia la primera oportunidad en que se la sanciona por hechos no consumados por la predecesora.

                        Que la presente resolución se dicta en uso de las atribuciones conferidas por los arts.10 y 12 de la ley Nº 17.811.

 

                        Por ello:

                                   LA COMISION NACIONAL DE VALORES

                                                           RESUELVE:

ARTICULO 1º.- Aplicar a “FITCH ARGENTINA CALIFICADORA DE RIESGO S.A.” multa por valor de PESOS VEINTE MIL ($ 20.000) la cual deberá ser asumida, en forma solidaria por los miembros del Directorio a la época de los hechos investigados Señores William T. HAYES, Charles S. PRESCOTT, Gerardo M. ARDNT, Carlos A. BOXER, Lorna MARTIN, los integrantes del Consejo de Calificación: Señores: Mauro CHIARINI, Eduardo D´ORAZIO, Ana GAVUZZO,  María Fernanda LOPEZ, Paola BRIANO, y el Síndico de la entidad Sr. Jorge NUÑEZ por infracción a los art. 4º y 7º inc. a) del Cap. XVI de las NORMAS (N.T. 2001); por el incumplimiento de la metodología de calificación; y por el art. 294 inc. 9) de la LSC, respectivamente.

ARTICULO 2º.- El pago de la multa deberá realizarse en la Subgerencia de Administración de esta COMISION NACIONAL DE VALORES dentro del plazo de QUINCE (15) días hábiles. En caso de que el pago se efectivice fuera del término estipulado, la mora se producirá de pleno derecho, devengándose los intereses correspondientes.

ARTICULO 3º.- Notifíquese con copia autenticada de la presente Resolución a todos los sumariados.

ARTICULO 4º.- Regístrese y notifíquese también con copia autenticada de esta Resolución a la BOLSA DE COMERCIO DE BUENOS AIRES S.A. para su publicación en el Boletín Diario; e incorpórese en el sitio web del Organismo www.cnv.gov.ar.

 

FIRMADO: Narciso MUÑOZ – Presidente; Dr. Emilio FERRE – Director; Dr. José Luis PUNGITORE – Director.