Resolución Nº 13.162

Tema: Manipulación y fraude


BUENOS AIRES, 23 de Diciembre de 1999

VISTO las presentes actuaciones rotuladas "GUSTAVO A. GARCIA Y CIA S.A. SOCIEDAD DE BOLSA, SUS DIRECTORES Y OTROS S/ SUMARIO POR POSIBLE INFRACCION ART. 22 R.G. 227", que tramitan por Expediente Nº 454/96; lo dictaminado por la Subgerencia de Coordinación Jurídica; conformidad prestada por la Gerencia de Fiscalización y Control, y

CONSIDERANDO:

Que por Resolución Nº 11.890 de fecha 15 de septiembre de 1997 esta COMISION NACIONAL DE VALORES ( en adelante, "CNV") instruyó sumario al señor Gustavo A. GARCIA en su calidad de apoderado del señor Leoncio A. RAIZ COELHO, por la posible infracción por manipulación y fraude al artículo 22 de la Resolución General Nº 227 –actualmente, Capítulo XVII, artículo 25 de las NORMAS (N.T. 1997) y a los señores Leoncio A. RAIZ COELHO y Carlos A. MONTERO, por la posible manipulación en infracción al artículo 22 de la Resolución General Nº 227 –actualmente, Capítulo XVII, artículo 25 de las NORMAS (N.T. 1997)- (fs. 134/142), cargos que fueron debidamente notificados (fs. 144/145/161/163 y 199).

A).- Presentación de descargos y argumentos de las defensas:

Que por escrito Nº 21.727 de fecha 9 de octubre de 1997 presentó por derecho

propio y en legal tiempo y forma su descargo el sumariado señor Carlos A. MONTERO (en adelante "MONTERO") -fs. 184/189-.

Que el Dr. Israel SENDEREY, presentó por escrito Nº 23.756 de fecha 21 de octubre de 1997 en legal tiempo y forma el descargo en su calidad de abogado apoderado del sumariado Leoncio A. RAIZ COELHO (en adelante, "RAIZ COELHO") -fs. 196/198 y vuelta-.

Que por escrito Nº 23.964 de fecha 5 de noviembre de 1997, por derecho propio y en legal tiempo y forma presentó su descargo el sumariado Gustavo A. GARCIA (en adelante, "GARCIA") -fs. 202/204-.

Que en su descargo MONTERO planteó la incompetencia de esta CNV para instruirle sumario y la inconstitucionalidad del artículo 22 de la Resolución General Nº 227, sosteniendo que la actividad que el artículo 7º de la Ley Nº 17.811 delega en la CNV, se refiere a las "personas físicas o jurídicas que en cualquier carácter intervengan en la oferta pública", siendo él totalmente ajeno a esta actividad, por cuanto no intervino en la oferta pública, actividad reservada a los agentes de bolsa inscriptos (fs. 184 vuelta).

Que respecto de la Resolución General Nº 227 sostuvo que al incluir a "los inversores" como pasibles de incurrir en actos sancionados por dicha Resolución, excede el marco legal impuesto por la Ley Nº 17.811, asumiendo la CNV facultades judiciales "a un fuero al que el dicente es extraño", lo que vulnera el artículo 18 de la Constitución Nacional, al pretender juzgarse su conducta por comisiones especiales (fs. 185).

Que asimismo MONTERO señaló que el ofrecimiento para la inversión en los BONOS DE INVERSION Y CRECIMIENTO, año 1991, 3ª serie (en adelante, "BIC 3") partió del señor Guillermo GARCIA –miembro de la Sociedad de Bolsa "Gustavo García y

Cía S.A."-, con quien éste operaba en algunas transacciones. Así, MONTERO afirmó que le vendió 6520 títulos BIC 3 a RAIZ COELHO –venta en descubierto-, quien los compró e inmediatamente se los vendió nuevamente a él, debiendo absorber una diferencia negativa –quebranto- de $133 (fs. 186 vuelta y 187), indicando que si se había producido alguna transgresión a la normativa vigente en la materia él había sido un sujeto pasivo de éstas (fs. 188).

Que en su descargo RAIZ COELHO sostuvo que el debate de este sumario es la operatoria que efectuó GARCIA en la compra y venta de los BIC 3, señalando que GARCIA intervino en ella invocando que como mandatario había recibido instrucciones específicas de su mandante, RAIZ COELHO, lo cual afirma no es cierto (fs. 196 vuelta).

Que el día 5 de julio de 1995, GARCIA, se comunicó con RAIZ COELHO por vía telefónica y le informó que existía la posibilidad de una operación sumamente atractiva que consistía en la compra de la totalidad de los BIC 3 en posesión de Banco de Tierra del Fuego que convenía adquirir porque era de su conocimiento que dichos títulos serían rescatados adelantadamente (fs. 196 vuelta).

Que asimismo indicó que GARCIA después de su primera comunicación referida a la primera compra y posterior venta a su nombre, manipuló los actos posteriores, guardando respecto de ellos absoluto silencio (fs. 197 vuelta y 198).

Que en su descargo GARCIA, planteó la incompetencia para sumariarlo y aplicarle sanciones, como la falta de jurisdicción sobre su persona de esta CNV juntamente con la inconstitucionalidad de la Resolución General Nº 227 (fs. 202 y vuelta).

Que asimismo GARCIA indicó que no fue apoderado de RAIZ COELHO, siendo sólo autorizado por éste para retirar títulos y/o acciones y para cobrar cualquier

importe proveniente de la venta de aquellos, lo que demuestra que no existió ningún mandato, habiendo sido las operaciones realizadas ordenadas y ejecutadas por el propio RAIZ COELHO, que ratificó su actuar mediante declaración testimonial prestada en el Mercado de Valores de Buenos Aires (fs. 203 y vuelta).

B).- Planteo de falta de competencia de la CNV e inconstitucionalidad de la Resolución General Nº 227:

Que siendo común la defensa asumida por los sumariados MONTERO y GARCIA respecto de la incompetencia de esta CNV para juzgar sus conductas, debe señalarse que la ley de oferta pública, regula en su totalidad el mercado de títulos valores abarcando la oferta pública de dichos valores, la organización y funcionamiento de las instituciones bursátiles y la actuación de los agentes de bolsa y demás personas dedicadas al comercio de títulos valores (conf. Capítulo I, punto 3 de la exposición de motivos de la Ley Nº 17.811).

Que por ello la Ley Nº 17.811 creó la CNV para que ejerza el poder de policía con relación a las instituciones bursátiles, a la oferta pública y a la negociación de los títulos valores emitidos por las sociedades privadas y de economía mixta, con inclusión en el alcance de sus facultades y dentro de su ámbito de atribuciones, a todas las organizaciones unipersonales y sociedades que intervengan directa o indirectamente en la oferta y negociación pública de títulos valores cualquiera sea la "forma" o el medio utilizado (conf. Capítulo I, punto 4 de la exposición de motivos de la Ley Nº 17.811).

Que entonces, la competencia que le otorga la ley mencionada a esta CNV, le permite que en el ejercicio del poder de policía se extienda al control de las negociaciones que rodean la compraventa de títulos valores, abarcando todas sus gamas e instancias, extendiéndose a todos quienes intervienen directa o indirectamente y cualquiera sea el medio utilizado.

Que "...según el criterio del legislador, la determinación de los sujetos comprendidos debe tener en cuenta tanto su participación –directa o indirecta, total o parcial- en la oferta como, la que efectúe en las negociaciones de títulos" (CNCom., Sala "C", voto del Dr. Herrera Figueroa del 21-8-75 "WAROQUIERS S.A. S/ SUMARIO", al que adhirió el otro integrante del acuerdo).

Que también resulta común la defensa asumida por los sumariados MONTERO y GARCIA en relación a la inconstitucionalidad de la Resolución General Nº 227.

Que por ello corresponde señalar que la Ley Nº 17.811 ha otorgado a esta CNV la facultad de dictar las Normas que deben observar las personas físicas o jurídicas que, en cualquier carácter intervengan en la oferta pública y negociación de títulos valores.

Que entonces no resulta atendible la posición de los sumariados MONTERO y GARCIA de sostener que al incluir la Resolución General Nº 227 a los "inversores", como pasibles de incurrir en actos sancionados por esta CNV, se exceda del marco legal impuesto por la Ley Nº 17.811.

Que la posición de esta CNV encuentra respaldo en numerosos pronunciamientos de la Corte Suprema de Justicia de la Nación que ha resuelto la constitucionalidad de intervenciones y decisiones análogas a las sometidas por la Ley Nº 17.811 a la CNV, siempre que se asegure la audiencia en juicio e instancia judicial suficiente en revisión -v.g. Fallos: 227; 677; 241; 174; 247; 646; etc.- (conf CNCom., Sala "B", "E.

Flaiban S.A. c/Comisión Nacional de Valores", 5-10-70).

Que como consecuencia de la adopción de este criterio interpretativo que venimos desarrollando, es que en la Justicia en lo Penal Económico esta CNV ha sido mantenida como parte querellante en causas seguidas a intervinientes no intermediarios, ni autorizados, que por procedimientos diversos, en la negociación de títulos valores, afectaron –con su comportamiento-, los principios sobre los que descansa la operatoria bursátil, con incidencia susceptible de juzgamiento en la esfera de la competencia de esta CNV y en lo penal (conf. CNPE, "C.I. y otros s/art. 300 del Código Penal", 30-4-84).

Que así, resulta indiscutible que lo dispuesto por la Resolución General Nº 227 en su artículo 22, es materia de competencia de esta CNV, ya que las configuraciones de conductas que realiza no pueden señalarse como extrañas a la oferta pública con la que tiene una relación inmediata que justifican la intervención de su poder de policía.

C).- Manipulación: legislación, jurisprudencia comparada y doctrina

Que el artículo 22 de la Resolución General Nº 227 –actualmente, Capítulo XVII, artículo 25 las NORMAS (N.T. 1997)- prescribe en su primer párrafo la obligación de los emisores, intermediarios, inversores o cualquier otro interviniente o participante en los mercados allí indicados de abstenerse de realizar prácticas o conductas que pretendan o permitan la manipulación de precios o volúmenes de los activos allí enumerados.

Que asimismo en dicha Norma, se precisan las conductas que habrán de ser consideradas manipulativas, las cuales son previamente englobadas en el concepto "afectar artificialmente la formación de precios, cotización, liquidación o el volumen negociado", quedan incluidas en esta figura aquellas transacciones en las que no se produzca, más allá de su apariencia, la transferencia de los activos involucrados, como así también las efectuadas con el propósito de crear la apariencia falsa de existencia de oferta o demanda o de un mercado activo, aún cuando se produzca efectivamente la transferencia de los activos respectivos.

Que la sección 10 (b) de las Ley de Mercados de Títulos Valores de 1934 de los Estados Unidos de América (en adelante, "EE.UU.") estableció que manipulación de mercado es "la conducta intencional o voluntaria destinada a engañar o defraudar a los inversores controlando o afectando artificialmente el precio"

Que la Corte Suprema EE.UU. amplió la definición precedentemente dada en el caso "Schreiber vs. Burlington Northern, Inc., 472 U.S. 1, 6 (1985)" indicando que: "El término se refiere generalmente a prácticas, tales como ventas ficticias, órdenes combinadas (ordenes de compra y venta simultánea de la misma acción) o manipulación de precios, que desorientan a los inversores al afectar artificialmente la actividad de mercado..."

Que asimismo en nuestro país, Roberto Bianchi, "Régimen de la transparencia en la oferta pública"(Ed. Zavalía, pág. 79 y s.s.), destacó precisamente como claves del concepto de manipulación las palabras "afectar artificialmente"; señalando además que "... no es necesario que se produzca efectivamente la variación artificial en precios, volúmenes o liquidez ...".

Que por lo demás y siguiendo a Bianchi, tampoco es necesario que el autor obtenga un beneficio ni mucho menos que se cause perjuicio a persona determinada, ya que es el propio mercado el que se encuentra perjudicado por estas maniobras al dañarse la confianza colectiva en el mecanismo de formación de precios.

Que de lo expuesto es dable concluir que desde el punto de vista de la protección del mercado –tutela a cargo de esta CNV-, la manipulación es una conducta nociva

que afecta su transparencia.

D).- Desarrollo de los hechos:

Que GARCIA tuvo conversaciones con los administradores del Banco de Tierra del Fuego los días previos a que venciera la operación de pase que dicho Banco tenía celebrada por v/n 2.738.400 BIC 3 con el Banco Mildesa S.A. la posibilidad de vender esos títulos (fs. 34), debiendo recordarse que el Banco era un agente del Mercado Abierto Electrónico S.A., por lo cual no tenía necesidad de dar intervención para dicha venta a la Sociedad de Bolsa Gustavo García y Cía. S.A.

Que el día 6 de julio de 1995 la Sociedad de Bolsa "Gustavo A. García y Cía. S.A." registró en el libro de órdenes como recibidas a las 10 hs. DOS (2) órdenes de compra de BIC 3 por parte del Banco Mildesa S.A. en forma sucesiva que totalizaron la cantidad de v/n 2.738.400 a $2,53834 por título; a la misma hora registró la orden de RAIZ COELHO de comprar la cantidad de v/n 2.738.400 BIC 3 a $2,3466 por título y a las 10:10 hs. la orden de venta de v/n 2.738.400 BIC 3 del Banco de la Provincia de Tierra del Fuego a $2,3006.

Que dichas operaciones, GARCIA las intentó practicar en la rueda continua, pero al no tener el título cotización y por las reglamentaciones vigentes, no le fueron aceptadas, debiendo concurrir a la rueda tradicional, a los efectos de marcar precio de la especie (conf. pto. IV, ap. IV-1, ac. 13 de la Resolución 11.890 de fecha 15-8-97).

Que es así como valiéndose de las cuentas de DOS (2) comitentes, arma la operatoria en la rueda tradicional y que mereció fuera sancionado por el Mercado de Valores de Buenos Aires por la realización de tal operatoria que contraría el principio de realidad -art. 37 de la Ley Nº 17.811-, al haber tenido suficiente representación por ser portador, sin tener el título objeto de negociación, de órdenes exactas y recíprocas que se neutralizaban y que

reglamentariamente debió abstenerse de ejecutar.

Que superado el escollo para acceder a la rueda continua del modo que se ha señalado, GARCIA hizo una operación de aplicación en la que el real comitente vendedor fue Banco de Tierra del Fuego por v/n 2.738.400 BIC 3 a $2,3006, y el ficticio comitente comprador RAIZ COELHO a $2,3466 a las 13:06 hs., para inmediatamente después 13:07 hs., efectuar una nueva aplicación en la que el real comitente comprador fue Banco Mildesa S.A. a $2,53834 de quien tenía registrada la oferta desde las 10 hs. y el comitente ficticio vendedor RAIZ COELHO, produciendo esta última operación una ganancia de $504.139,44.

Que no debe perderse de vista que tanto en rueda tradicional como en la continua el intermediario puede actuar por cuenta propia o por cuenta y orden de terceros comitentes –Conf. art. 4 inc. o) ap. 1) y 52 del Reglamento Operativo del Mercado de Valores de Buenos Aires-, variando únicamente el modo de retribución, que en la primera está representado por una comisión, en tanto que en la segunda su utilidad es la diferencia de precio que incluye la retribución de los operadores y los derechos de Bolsa y de Mercado que están implícitos en el precio convenido.

Que citado RAIZ COELHO a prestar declaración testimonial ante el Mercado de Valores de Buenos Aires con fecha 22 de julio de 1996, manifestó que le había encomendado a GARCIA las operaciones del día de 6 de julio de 1995, obteniendo una ganancia por la última operación de $504.139,44, y que dicho importe fue acreditado en su cuenta simple y de gestión que tenía en la firma Gustavo García y Cía S.A. Sociedad de Bolsa y se fueron liquidando con otras operaciones (fs. 205).

Que citado RAIZ COELHO a prestar declaración testimonial sin juramento de decir verdad ante esta CNV debido a su condición de sumariado con fecha 30 de abril del

corriente año, manifestó que nunca adquirió la totalidad de la emisión al Banco de Tierra del Fuego para luego inmediatamente vendérsela Banco Mildesa S.A. como señalara GARCIA, quien en su carácter de autorizado suscribió la documentación respaldatoria.

Que debe señalarse que según indicó GARCIA, RAIZ COELHO le había conferido una autorización para "...retirar por mi cuenta en esa empresa, títulos y/o valores y a cobrar cualquier importe proveniente de la venta de los mismos" (fs. 203), mientras RAIZ COELHO sostuvo en su declaración testimonial ante esta CNV que GARCIA tenía "...poder por mi otorgado..." (fs. 220). Aunque en realidad, lo que existía era una orden genérica para comprar y vender distintos títulos valores cuando el agente advirtiera una diferencia de precios a favor del comitente.

Que asimismo en su declaración ante esta CNV, RAIZ COELHO indicó que le manifestó a GARCIA cuando éste lo llamó por teléfono el día 6 de julio de 1995, que debido al importe que significaba hacer frente a la operación ofrecida, debía formar un grupo de inversores, ya que él solo no podía hacer frente a unos $6.000.000 que demandaba la operación, hecho que se lo iba a comunicar una vez logrado ello (fs. 221).

Que inmediatamente a esta comunicación recibió otra de GARCIA, quién le manifestó que no era necesaria la búsqueda del grupo de inversores, dado que la compra la había practicado GARCIA a su nombre –RAIZ COELHO- y que ya tenía un comprador lo que le permitiría una buena diferencia de precio y que hacia innecesaria la transferencia del dinero (fs. 221).

Que al advertir la ganancia que esta operación le podría significar, RAIZ COELHO aceptó aparecer como parte en una operación que no había realizado, prestó su nombre, y aunque nunca percibió dicha ganancia, igual firmó un recibo por su percepción y conformó las ordenes que llevaba la Sociedad de Bolsa Gustavo García y Cía. S.A. que nunca había dado (fs. 222).

Que los hechos precedentemente expuestos determinan que RAIZ COELHO nunca dio la orden de compra de los BIC 3 a GARCIA.

Que se advierte del curso de la investigación que las DOS (2) etapas de la operación tuvieron una estrategia implícita de GARCIA, en la primera de ellas superar las exigencias de la reglamentación vigente del mercado autorregulado para marcar el precio de la especie, y así estar en condiciones de acceder a la rueda continua y realizar la operación de envergadura –en la segunda etapa-, ya que GARCIA conocía que no existía otro tenedor de la especie más que la Provincia de Tierra del Fuego y que las operaciones no implicaban ni movimiento de títulos ni de pesos (v.g. en su declaración de fecha 13-9-95 ante esta CNV, GARCIA manifestó ser un estudioso de títulos provinciales y asesorar a algunas provincias al respecto).

Que resulta como evidencia de este sumario que la operatoria estuvo estructurada de antemano, y que la inclusión de RAIZ COELHO obedeció a la necesidad de GARCIA de hacer aparecer la figura de un tercero beneficiario de la diferencia de precio ya que RAIZ COELHO adquiere a $2,3466 y vende UN (1) minuto después a $2,5307 generando la utilidad de $504.139,44 lo que permitió disimular la ganancia total obtenida.

Que en cuanto a MONTERO y RAIZ COELHO, ellos no tuvieron intención de vender o de comprar según sea el caso, toda vez que de los elementos existentes en este expediente surge que no tuvieron participación activa alguna en la operatoria, salvo la de haber prestado sus cuentas para registrar una operación inexistente y de conformar toda la actividad desarrollada por GARCIA, que en el caso de RAIZ COELHO, varió con

posterioridad.

Que con fecha 6 de julio de 1995 GARCIA en su calidad de presidente de la Sociedad de Bolsa "Gustavo A. García y Cía. S.A.", le solicitó al Banco Mildesa S.A. que del saldo a su favor en su cuenta de $651.036,96, efectuara una transferencia (4090) al Banco de Tierra del Fuego por $500.000 –para ser aplicada en su cuenta corriente en dicho banco Nº 00973001/0- y que el resto de $151.036,96 le sea abonado en efectivo (conf. fs. 254, Expediente Nº 600/95, remitido a la justicia de la Pcia. de Tierra del Fuego).

Que así cabe señalar que la utilidad de la operatoria de la que íntegramente dispuso GARCIA estuvo conformada por los $125.966,40 obtenidos por la diferencia de precio entre la venta de los títulos por parte de Banco de Tierra de Fuego y la compra de RAIZ COELHO (v.g. venta a $2,3006 y compra a $2,3466), más los $504.139,44 obtenidos por la diferencia de precio del título que pone en cabeza de RAIZ COELHO al venderlos a mayor precio que el comprado (v.g. compra a $2,3466 y vende a $2,5307), más los $20.9211,38 percibidos por la diferencia de precio resultante de la posterior venta de RAIZ COELHO a Banco Mildesa S.A. (v.g. venta a $2,5307 y compra $2,53834), produciendo esto en total la ganancia de $651.027,23, cifra que difiere de la expresada en el párrafo precedente por depreciación de decimales.

Que todo lo relacionado con anterioridad es claramente indicativo que GARCIA, no actuó como inicialmente fue apreciado en calidad de mandatario, sino como inversor, y en dicha calidad percibió toda la ganancia que la operatoria de estos títulos produjo y para cuya realización se sirvió de las estructuras del mercado de valores.

E).- La regla del mandato:

Que respecto de MONTERO, al sostener su condición de genuino vendedor y

comprador de los BIC 3, ratificó todo lo actuado por GARCIA a su nombre, que permitió inferir en la resolución de cargo que GARCIA, había actuado en calidad de mandatario.

Que el artículo 1161 del Código Civil dice: "Ninguno puede contratar a nombre de un tercero sin estar autorizado por él, o sin tener por la ley representación. El contrato celebrado a nombre de otro, de quien no se tenga autorización o representación legal, es de ningún valor, y no obliga ni al que lo hizo. El contrato valdrá si el tercero lo ratificase expresamente o ejecutase el contrato".

Que habiéndose demostrado en el curso de este sumario, que la operatoria desarrollada fue realizada por GARCIA como inversor y para beneficio propio, lo que no tuvo en cuenta MONTERO fue que al ratificar la gestión de su mandatario, no estaba desresponsabilizandose por el ilícito accionar de éste, sino ratificando una parte necesaria de la operación que GARCIA tuvo que realizar para consolidar la manipulación.

Que en relación a RAIZ COELHO lo mismo sucedió, ratificó todo lo actuado por GARCIA, y en su declaración ante el Mercado de Valores de Buenos Aires señaló que le "encomendó" a GARCIA las operaciones del día 6 de julio de 1995, pero tanto en su descargo como en su declaración ante esta CNV, negó haber dado instrucciones en calidad de mandante a GARCIA.

Que en igual modo que MONTERO, RAIZ COELHO, al ratificar luego de producida la operatoria lo actuado por GARCIA, convalidaron la operatoria de éste, vulnerando el orden público.

Que entonces los argumentos precedentemente dados señalan que la conducta desarrollada por GARCIA, configuró una infracción por manipulación y fraude vulnerando los principios de transparencia que debe observar quien en cualquier carácter realice transacciones con títulos valores, aunque en este caso no fue en calidad de mandatario, sino como inversor.

Que el curso de la actividad sumarial haya puesto en evidencia que la actuación de GARCIA en la operatoria en examen fue a título de inversor y valiéndose de la estructura de las instituciones bursátiles no constituye obstáculo a la sanción por cuanto lo único que varía es el encuadramiento pero no la situación fáctica que sirve de sustento a ello.

Que así, corresponde tener por configurado la infracción al artículo 22 de la Resolución General Nº 227 (actualmente, Capítulo XVII, artículo 25 de las NORMAS –N.T. 1997-), incurrida por los señores Carlos A. MONTERO, Leoncio A. RAIZ COELHO y Gustavo A. GARCIA.

Que a los efectos de la sanción a aplicar y por la fecha de los hechos rige la reforma al artículo 10 inciso b) de la Ley Nº 17.811, producido por la Ley Nº 24.241 la que ha establecido: "Multa de mil (1.000) a cinco millones (5.000.000) de pesos, la que podrá elevarse hasta cinco veces el monto del beneficio obtenido o del perjuicio evitado como consecuencia del accionar ilícito si fuera mayor".

Que en el caso y respecto de la sanción de multa a aplicar a GARCIA se tiene presente que el beneficio de la operación le representó la suma de $651.027,23, importe que ordenó ingresar en la cuenta corriente Nº 00973001/0 del Banco de Tierra del Fuego, en la suma de $500.000 y procedió al retiro en efectivo del saldo restante.

Que a los efectos de la fijación de la multa a los restantes sumariados, se tiene presente que la operación no les reportó beneficio a los sumariados MONTERO y RAIZ COELHO, pero con sus posturas convalidaron lo actuado en rueda tradicional, lo que los hace

participes necesarios de ella.

Que en el caso de RAIZ COELHO su actuación se extendió a la segunda parte de la operatoria en la que GARCIA obtuvo la totalidad del beneficio, la que primeramente consintió al ser interrogado por el Mercado de Valores de Buenos Aires, conducta que modificó en este sumario, al admitir que no fue un genuino comprador y vendedor de los títulos y que sólo prestó su nombre.

Que la presente Resolución se dicta en ejercicio de las facultades conferidas por los artículos 10 (texto mod. por el art. 154 de la Ley Nº 24.241) y 12 de la Ley Nº 17.811.

Por ello,

LA COMISION NACIONAL DE VALORES

RESUELVE:

ARTICULO 1º.- Aplicar al señor GUSTAVO A. GARCIA la sanción de multa que se fija en la suma de PESOS UN MILLON OCHOCIENTOS MIL ($1.800.000) por la infracción acreditada por manipulación y fraude al artículo 22 de la Resolución General Nº 227 (actualmente, Capítulo XVII, artículo 25 de las NORMAS –N.T. 1997-).

ARTICULO 2º.- Aplicar al señor Leoncio A. RAIZ COELHO la sanción de multa que se fija en la suma de PESOS TREINTA MIL ($30.000) por la infracción acreditada por su participación necesaria en la manipulación al artículo 22 de la Resolución General Nº 227 (actualmente, Capítulo XVII, artículo 25 de las NORMAS –N.T. 1997-).

ARTICULO 3º.- Aplicar al señor Carlos A. MONTERO la sanción de multa que se fija en la suma de PESOS CINCUENTA MIL ($50.000) por la infracción acreditada por su participación necesaria en la manipulación que contempla el artículo 22 de la Resolución

General Nº 227

(actualmente, Capítulo XVII, artículo 25 de las NORMAS –N.T. 1997-).

ARTICULO 4º.- Registrar y notificar a los sumariados con copia autenticada de la presente Resolución.

ARTICULO 5º.- Comunicar a la Cámara Nacional de Comercio de la República Oriental del Uruguay las conclusiones arribadas respecto del sumariado Leoncio A. RAIZ COELHO.

ARTICULO 6º.- Notificar con copia autenticada de la presente Resolución al Mercado de Valores de Buenos Aires S.A. y a la Bolsa de Comercio de Buenos Aires para su publicación en el Boletín Diario de dicha institución.

FIRMADO:

Dr. Guillermo HARTENECK (Presidente)

Dr. Guillermo FRETES (Vice-presidente)

Dr. Jorge LORES (Director)

Lic. J. Andrés HALL (Director)

Lic. María Silvia MARTELLA (Director)


[Home] [Búsquedas] [Contáctenos] [Salir]
Ultima actualización: 08 Mar 2000 - © 1999 Copyright CNV