“NOUGUES HNOS. S.A. S/CUMPLIMIENTO EN LA PRESENTACIÓN DE ESTADOS CONTABLES”

68.263/00                                                                                                                 15-13-14

 

 

Buenos Aires, 2 de marzo de 2001

Y VISTOS:

1.                      La doctrina de la arbitrariedad no tiene por objeto corregir en tercera instancia fallos presuntamente equivocados, sino cubrir graves defectos del pronunciamiento, por apartamiento inequívoco de la normativa vigente, o carencia de fundamentación (C.S.J.N., 11/4/85, ED. 114-144; id.7/5/85, “Conil Paz c/Secretaria de Comunicaciones”, RED 19, pág. 1139, 498; íd. 20/11/84, “Asociación Argentina de Empresarios del Transporte Automotor”, RED 19, pág. 1138, 491).

El decisorio recurrido -sobre cuyo acierto no cabe expedirse a este Tribunal- consultó el principio de congruencia y la jerarquía de las normas vigentes (arts. 34 inc. 4 y 163 inc. 4 del C. Proc.), lo que aventa el riesgo de que se encuentre configurada la causal de arbitrariedad invocada por la recurrente.

2.           Las argumentaciones relativas a la valoración o prescindencia de pruebas, remiten a cuestiones de hecho y derecho común, cuya decisión es privativa de los jueces de la causa, y ajena a la instancia extraordinaria.

3.           Por ello, se desestima el recurso extraordinario interpuesto.  Con costas (Cpr. 69)

Notifíquese y devuélvase.

El Dr. Ramírez no interviene por hallarse en uso de licencia.

FIRMADO: Martín ARECHA; Helios A. GUERRERO; Gerardo D. SANTICCHIA.